JCM JCM
4 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO4 de febrero, 20064.526

Ricoh Caplio R30, esencia buena en frasco pequeño

La marca japonesa acaba de comercializar su modelo R30, la hermana gemela de la R3, aunque con ligeras variaciones, y un precio inferior. Con ella comparte el cuerpo metálico integral, diseño, y tecnología, con un zoom algo menos potente, pero con una nueva opción interesante, un algoritmo especial que detecta automáticamente formas trapezoidales, convirtiéndolas en rectangulares, para evitar desequilibrios en las imágenes.



La óptica está encomendada a un zoom de la propia marca, un 28-160 mm (5.7x), de razonable luminosidad general (F3.3-F4.8), con un funcionamiento en seis tramos reales(28, 35, 50, 85, 135, y 160 mm), y un excelente macro desde 1 cm. El enfoque puede ser AF (con varias modalidades, y luz auxiliar AF), con bastante precisión, o manual. El sistema "Double Retracting Lens System" permite meter este potente zoom 5.7x en su delgado cuerpo de sólo 26 mm de grosor. La óptica va combinada con un buen CCD de 5 MP de resolución, y una depurada electrónica (procesador "Smooth Imaging Engine", muy veloz), con bastante presión fotométrica y telemétrica. Aunque es una cámara automática, dispone de los ajustes precisos para calibrarla en las situaciones más complejas. El botón especial de "ADJ" permite parametrizar la compensación EV, control de blancos, y sensibilidad ISO, de una forma muy eficaz y rápida. Toda la información se ve con plena claridad en su gran pantalla LCD de color de 2,5" y 114 KP de resolución. Las tomas nocturnas no son un gran problema, pues su obturador permite funcionar hasta a 8 segundos de retardo. El botón disparador es muy suave de tacto, lo que ayuda a evitar imágenes movidas.



Además del programa automático, dispone de otros auxiliares específicos ("Scene"), aptos para las situaciones más complejas. Su facilidad de uso es total, siendo una cámara "apta para todos los públicos", sea un aficionado o un profesional de la fotografía. Dispone de una memoria interna de de 28 MP, y ranura para tarjetas SD o MMC de hasta 1 GB, con grabación siempre en formato "jpg" (dos niveles de compresión, "F" y "N"). Puede llegar a funcionar hasta 800 ISO de sensibilidad, aunque a partir de los 400 ISO es ligeramente apreciable el ruido en la imagen, pero sin llegar a ser realmente molesto, más bien buscando una emulación del grano de la película analógica, como la mítica Kodak Tri-X de blanco y negro.



A nivel multimedia, permite grabar vídeos de hasta 320x240 píxeles, con sonido. Tiene salida para vídeo, además de la conexión USB para un ordenador. El flash tiene un funcionamiento honesto, para la moderada potencia que tienen estos elementos en una cámara de tipo compacto, pero estando lo más alejado posible del objetivo, a efecto de mitigar lo más posible el molesto efecto de los "ojos rojos". La alimentación cuenta con una batería de litio de 3,7 v y 1.150 mAh, con una excelente autonomía energética.



Ricoh ha logrado diseñar una cámara muy compacta y robusta, de rápido y eficaz rendimiento, muy recomendable para un uso general, que facilita unos resultados de imagen muy buenos a casi todos los niveles, y que estéticamente seducirá a sus posibles compradores.



En mi web personal (www.juancarlosmartinmartin.com) tengo el siguiente álbum con imágenes de esta prueba: http://www.1001fotos.es/jcm/album.asp?album=14419



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar