Sod3 Sod3
3,4 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO12 de mayo, 20062.047

En el buen camino

Tras la compra de la Konica-Minolta Dimage a 200 de la que estoy muy contento, tenía ganas de comprar una "bolsillera" para llevarla encima continuamente. Tras ver un montón de pruebas y toquetear un montón de cámaras, al final me decidí por la Ricoh Caplio R3. Ya entró en la candidatura cuando compré la A200, pero la deseché por cara (en comparación) y ser sólo automática. Ahora que su sucesora la R4 está en el mercado, su precio es mucho más atractivo y al tener una cámara manual, que sea sólo automática no me parece mucha desventaja en comparación con lo que ofrece.



Tras varios centenares de fotos con ella estoy en disposición de dar una opinión algo exhaustiva.



En primer lugar su apariencia es excelente, casi totalmente metálica, se siente firme en las manos, con sitio para poner los dedos y un buen agarre para ser una "bolsillera". No es "slim", pero 2.6 cm de fondo tampoco es como para romper pantalones y su peso en orden de batalla es de menos de 200g.

Los mandos bien dimensionados y ordenados no ofrecen ninguna pega. Los menús, en castellano, a veces no son ni todo lo faciles y todo lo explícitos que debieran.



La pantalla de 2,5" es aceptable, tanto en su resolución como en su visionado con mucha luz. Personalizable en brillo y cantidad de información y con un buen refresco; no dispone de visor.



La carácterística distintiva de esta cámara el es objetivo un 28/200 (equivalente 35 mm.) en una cámara de este tamaño es un prodigio de ingeniería, el mayor acierto de la cámara, ya que, además, permite unos macros sensacionales, de 10, tanto a 28 mm (que enfoca a 1 cm), como en 200 (a 14 cm). De luminosidad algo justa en angular (3,3) y buena en tele (4.8). Las dificultades que habrán tenido que salvar los ingenieros de ricoh para meter tamaño cañón en este cuerpo y que de una calidad respetable, dice mucho de la capacidad de esta marca para diseñar cámaras de foto.



Para su tamaño y peso yo calificaría el objetivo de excelente, sufre de "purple fringing) pero no de forma escandalosa, sólo algo superior a la media; también se aprecia algo de efecto de barril en angular donde también en condiciones extremas (desactivando el estabilizador, cosa que no recomiento, y a máxima resolución) se puede apreciar viñeteo en las esquinas. Excelente su resolución, y su transmisión del color, enfoque muy rápido, incluso en interiores y su modo macro es, como ya he dicho antes de 10, inmejorable. Se retrae completamente en el cuerpo de la cámara y queda protegido con unas cortinillas de plástico de aspecto mejorable.



La cámara, habida cuenta del cañón que tiene que extender, está lista para disparar en poco más de un segundo, lo que unido a su rápido y preciso enfoque, hacen que se una cámara quede en orden de combate, en seguida.



El flash es limitadito, pero suficiente, yo apenas uso ya el flash, con el estabilizador y subiéndole un poco el ISO, puedes hacer fotos en interiores más naturales que con flash. Por cierto el balance de blancos automático funciona muy bien.



La fotometría es muy precisa con cierta tendencia a subexponer. El ruído es un handicap, ya que a partir de 200 es significativo y más allá de 400, sólo usable en condiciones de necesidad. La estabilización de imagen, a pesar de que parece que es el mismo sistema de Konica-Minolta, no es tan efectiva como el de mi A200, pero sólo por el hecho de que el agarre de la A200, con las dos manos y pegada al ojito para encuadrar por el ocular y con los bracitos pegado al cuerpo, se consigue una estabilidad sobresaliente ya de por sí, que la postura de ninguna bolsillera puede igualar con la cámara despegada de la cara, con los brazos no tan pegados al cuerpo y con menos sitio donde meter las manos, pese al buen trabajo del estabilizador, como no te apoyes en algún lugar, es probable que la foto te salga ligeramente movida, sólo visible en grandes ampliaciones.



La batería. Ricoh se vanagloria de que se pueden hacer chorrocientos disparos con ella, pero la realidad no es tan optimista, y menos al principio, con la batería aún no a pleno rendimiento y con un uso o más bien abuso de la previualización y de pruebas desechadas. De hecho, me ocurrió un incidente desagradable. Tras un rato de decirme que la batería estaba baja, la cámara se apagó totalmente y dejó el objetivo sin retraer (lo normal es que cuando la batería está baja la cámara se apague y retraiga el objetivo) hasta que volví a cargar la batería y la cámara volvió a funcionar. Para evitar esto me he hecho con una segunda batería.



Tiene algunas funciones curiosas (y útiles), como un modo de "escaneo" de documentos y otro modo de corrector de angulos de ma teriales impresos, lo que te permite fotografiar un cuadro desde cualquier ángulo y la cámara te corrige el ángulo y te lo visualiza con sus línes perfectamente paralelas. No tiene muchos modos automáticos prefijados y probablemente tampoco necesites mas; el general funciona francamente bien, tiene compensación de exposición +-2 EV en intervalos de 1/3, exposición manual de 2, 4 y 8 segundos, un modo horquillado de la exposición +- 1/2 EV y también del balance de blancos que dispone además de un ajuste manual muy de agradecer, aunque ya he dicho que funciona muy bien en automático.

Tiene una memoria interna de 23 Mb que, por lo menos te permite probar la cámara sin tener que comprar una tarjeta de memoria y, en caso de necesidad es un salvavidas si gastas la tarjeta.



El software es en general malo, sin paliativos, pero se puede obviar con cualquier otro programas de tratamiento fotográfico. Lo único que se salva es el programa Desktop Binder, de archivo y clasificación de documentos en formato electrónico.



Si estás buscando un video de calidad, esta no es tu cámara, con una resolución de 320x240 su calidad no te va a emocionar. No puedes usar el zoom óptico, ni tiene enfoque continuo, ni cambia la exposición... en definitiva muy mediocre.



Y tras todo este rollo ¿Estoy contento con la cámara? Pues sí, estoy muy contento con ella como complemento de mi A200. Si fuera mi única cámara me gustaría que tuviera un modo manual, que tuviera mejor video y que el ruido de su sensor no se disparara con ISOS altos. También le pediría un visor electrónico para poder pegarmela a la cara y facilitar la labor del estabilizador de imagen que, aunque efectivo, a 200 mm no hace milagros.



Pero claro, esto sería alcazar cotas de perfección inalcanzables para cámaras de unos 250?.



Si quieres una bolsillera compacta con un zoom potente y equilibrado, con un angular digno de ese nombre, estabilizado, de respuesta rápida y con un modo macro que quita el sentido, ésta, o la R4 con un megapixel más y mejor resolución de pantalla, es tú cámara.



Saludos.



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (22) sobre esta cámara