JCM JCM
3,8 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO15 de noviembre, 20043.220

La "todo terreno" de Ricoh

Esta Caplio 400G es una rareza sin competencia dentro del mundo de las cámaras digitales, siendo un producto dirigido al aventurero, o bien a quien desee sacar fotografías dentro de un entorno complejo, con polvo, humedad, e incluso bajo el agua (inmersión de hasta un metro y durante un máximo de treinta minutos, datos oficiales de la marca), siempre y cuando mantenga en forma las juntas estancas de sus mandos y tapas de acceso a las conexiones, batería, y tarjeta de memoria. Básicamente es una compacta que engorda su tamaño (no mucho su peso) con estas protecciones imprescindibles para darle una gran robustez y fiabilidad en ambientes hostiles. Su funcionamiento en totalmente automático, aunque con ajustes manuales de sus principales parámetros (ISO, EV, blancos, etc...), con un flash incorporado bastante potente (lleva también una zapata externa), y un zoom óptico 3x que baja en gran angular hasta un luminoso 28 mm (F2.6). Mejorable es su pequeña pantalla LCD de color, por resolución y velocidad de refresco, aunque dispone de serie de un práctico parasol elástico. El control de blancos y de tonos es muy bueno, al igual que sus funciones fotométricas, resultando algo más crítico el enfoque automático en distancias medias y largas, pero nada preocupante. La autonomía energética es muy buena, incluso con pilas alcalinas, como es habitual en las cámaras Ricoh recientes.

Cargando comentarios