indy indy
4,4 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO23 de abril, 20077.309

Después de 1000 fotos

Hace una semana que compré la TZ3, tiempo en el que le he hecho algo más de 1000 fotografías. El mínimo uso para poder opinar.

La compré como sustituta de la Sony dsc-w10 con óptica Carl zeiss buscando un salto sobre todo en estabilidad y versatilidad.

La lumix destaca sobre todo en estos dos factores con un estupendo 28mm (más aprovechado en formato 16.9) y su eficiente estabilizador de imagen, a lo que hay que añadir el tele de 280mm con un perfecto rendimiento (superior a mi óptica Nikon para reflex 70-240 por ejemplo, algo sorprendente para una cámara tan pequeña).

Al contrario de lo que algunos usuarios puedan pensar es precisamente su tamaño superreducido otro de sus puntos fuertes, ya que no hay que olvidar que esconde la pantalla más grande del mercado (con gran calidad) y un objetivo que en una cámara reflex mediría del orden de los 15 centímetros de largo como mínimo.

La calidad de imagen es buena en términos generales. Excelente en exteriores y aprobada en interiores con poca luz. Las Lumix tienen esa textura diferente que las acerca más al carrete que a la fotografía digital, y esta no podía no podía ser menos (las Sony, por ejemplo, dan un look mucho más televisivo). Tienen un cierto problema con la latitud de exposición (las fotos quedan contrastadas a base de una frágil transicción de grises), lo que genera dificultades para reproducir escenarios de sol-sombra.

De hecho una de los puntos más débiles de la cámara es su fotometría: tiende a subexponer en interiores con focos puntuales de luz, con lo que siempre hay que ir jugando con nuestra posición, con el corrector de exposición (fácil acceso y funcionamiento) o con la medición puntual. En exteriores puede llegar a sobre exponer (por ejemplo en generales de grupos de personas). Quizá por ello Panasonic hace tanto incapié en la función autobracket de la cámara (dispara 3 fotos consecutiva a 0, +1,-1 ev) para clavar el diafragma perfecto.

La ausencia de un modo completamente manual es otro handicap relativo, ya que hay muchas compactas que presumen de esta función, aunque, en la práctica, debido a su manejo por menús, no son utilizados casi nunca. En lugar de este modo manual nos encontramos con una gran cantidad de escenas con las que acercarnos al resultado deseado. Sospecho que la mayoría de escenas tienen un apoyo de software, más allá de la configuración meramente fotográfica, para conseguir unos resultados sorprendentes en determinadas facetas, como fotos de paisajes nocturnos a 100 asa, imposibles de conseguir con la misma cámara en el modo "manual".

A destacar las grandes posibilidades que ofrece el inmenso zoom para los retratos y la creatividad que aporta el fácil intercambio entre formatos (una nueva posibilidad creativa en toda regla).

En el apartado operativo la cámara viene con una batería ligera y pequeña que aguanta unas 2 horas y media de buen tute (al no haber visor el pantallón funciona siempre) y una carga en hora y media (se carga durante una comida o cena, no hace falta una noche, lo que es muy importante). El acceso a las funciones más importantes es fácil rápido y efectivo (se puede cambiar un balance en menos de 2 segundos con un poco de práctica).

El cuerpo es robusto. El flash es suficiente (para mi gusto la cámara sería perfecta con una zapata para flash externo como la Canon G7), aunque el fotómetro una vez más nos juega, a veces, malas pasadas con él. El flash con compensación, gracias al estabilizador, es una buena herramienta para interiores. El macro, con 2 posiciones, angular y tele, ofrece bastante posibilidades (y una altísima calidad).

La posición Iso inteligente facilita de verdad la foto en movimiento (y la de baja luz) pero, aunque se puede poner un asa máximo para su funcionamiento, no hay que olvidar que a partir de 400 ASA la foto quedará congelada, pero con mucho ruido.

Las fotos con 1250 ASA tienen un uso: en B/N quedan muy bien, con el grano típico de la película fotosensible.

En resumen:

Cámara exactamente un escalón por debajo de una cámara réflex, con un objetivo sobresaliente para su tamaño. Look de las fotografías muy fotográfico. Manejo algo enrevesado para conseguir lo que quieres al tener que acudir en ocasiones a las escenas. La fotometría deja que desear (el puntual no falla claro). Cámara en general rápida y con un enfoque muy efectivo. En calidad es una reflex de cinturón (ideal para viajar), en operatividad es una compacta.Para despedidas de soltero y similares no la consejo (la sony que tenía era mucho más intuitiva).

¡Ah! se me olvidaba: es una cámara preciosa...



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (94) sobre esta cámara