Carloti Carloti
4,4 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO26 de noviembre, 20085.569

Quiere y no puede?, aunque es buena máquina

Esta es mi opinión personal sobre mi experiencia con la Lumix LX3.

No voy a repetir lo que ya es normal y se ha dicho aquí sobre las excelencias de esta cámara. Tampoco voy a recitar a modo de manual de instrucciones lo que tiene y no tiene. Simplemente voy a opinar sobre lo que me parece destacable de ella, tanto para bien como para mal. (Bueno, no os asustéis, es más yo creo lo de para bien que lo de para mal) Y si acaso en algún punto sacaré y haré mención comparativa de lo similar en otras cámaras punteras.

El título que le he dado a esta opinión?, bueno, ya se sabe como son los títulos, hay que decir mucho sin decir nada, en el fondo refleja algo de lo que en conjunto pienso de ella. Se refiere y está relacionado con mi búsqueda durante estos últimos años, de compactas que pudiera usar y tener cabida como parte del equipo en mi entorno de uso profesional.

La historia a contar a este respecto es corta porque no hay ninguna que totalmente lo haya conseguido. Por exigencias del guión, en contadas ocasiones me he visto en la imperiosa necesidad de usar compacta en lugar de réflex, y mi elección en su día fue la Powershot Pro 1, buena pero claramente superada en tamaño y tecnología por las actuales compactas. De éstas la única que por su incuestionable calidad de imagen ha conseguido entrar en esta élite, junto a mis Nikon D3 y Canon 1DsMKIII, ha sido la Sigma DP1.

Bueno, con esta Lumix LX3 lo he intentado también, sobre el papel y oídas las maravillosas críticas, pensé que a lo mejor? Pero no, no ha sido posible.

Es una buena compacta, tiene avances muy positivos y significativos, no le quiero restar mérito, pero? le falta lo principal. Si pudiera hacer magia y unir todo lo que tiene esta LX3, con la calidad de imagen de la DP1, tendría una compacta superlativa e ideal para uso profesional. Y que pena, porque solo le falta una cosa, pero es la más difícil y costosa de conseguir en una compacta, calidad y pureza en una imagen totalmente fiel a la realidad. No digo que sea mala, simplemente no llega, es una pena.

Bueno, ya visto esto y descartado lo imposible, y entrando en el terreno de lo real, o sea de las compactas que son para lo que son, el compromiso entre calidad y funcionalidad de esta LX3 es buenísimo. Tiene avances muy positivos y valorables, tanto para el aficionado experto como para el inexperto que lo quiere hacer casi todo bien y fácil.

La óptica es luminosa y por tanto rápida, y se convierte por mérito propio en su mejor y más práctica virtud. Aunque para mí le falta finura y precisión de f2 a f2.8, pero a partir de ahí es muy buena. Y eso no está nada mal porque conseguir que el sensor responda con calidad a f2,8 y en 24mm no es nada fácil de lograr.

Me gusta mucho también la capacidad de seguimiento al foco, que en una compacta es un valor añadido, aunque claro, su funcionamiento es como de juguete si lo comparo con el de la D3 (vale, no os enfadéis, no volveré a comparar nada más de ella con cámaras que la superen, os lo prometo).

Bien, hasta ahora lo comentado han sido virtudes. Pero ahora voy a entrar en un par de aspectos que a mí particularmente no me gustan. La gestión de la electrónica de la cámara en relación al tratamiento del color es más de lo mismo, o sea, made in Panasonic. Al que le guste la fiesta y el jolgorio y el colorido acentuado, que seguro que son la mayoría (y Panasonic lo sabe), están de enhorabuena con la LX3, no es un color real aunque sí bonito. Pero a mí no me gusta que la cámara me imponga esto y que sea a posteriori en el ordenador donde tenga yo que devolverle al colorido y matiz real. Aunque tengo que elogiar que gracias a esto, la camarita saca unas fotos en blanco y negro que quitan el hipo de buenas que son.

En cuanto a la gestión de la fotografía con flash, es muy buena con el uso de flash externo, para mí la mejor a día de hoy en compactas. Pero igual que digo esto, he de decir que es bastante deficiente con el propio flash integrado en la cámara, aquí ha perdido mucho de su gran inteligencia, y te obliga a compensar al flash y repetir la toma más veces de lo deseable. Es una realidad palpable.

En otro orden de cosas, y respecto al tema del ruido de imagen, el talón de Aquiles de siempre en Panasonic?, que queréis primero ¿lo bueno o lo malo? Lo bueno es que ha disminuido, y mucho. Lo malo es que lo consigue a costa de emplastecer la imagen resultante, perdiendo textura y dimensión, y convirtiéndose aún más en una imagen bonita pero no real. Si esto no lo notáis es porque no lo queréis ver, porque es otra realidad tangible. Eso sí, ruido ha quitado bastante, y hasta 400 ISO la foto es totalmente aprovechable. Además si luego con su software propietario, el SilKyPix, que funciona bien y parece hecho a posta sabiendo lo que tenía que corregir, le disminuyes un poco más el ruido, le metes un poco de nitidez, le tocas un poco la curva de color, le corriges halos y aberraciones, y lo sacas a bastante menor tamaño, pongamos por ejemplo a 800x600, te quedan unos JPG de película de buenos y reales que parecen.

Otro aspecto digno de mención por lo bien que lo hace, y de mucho valor para quien le guste el disparo automático, es el muy buen, además de completísimo funcionamiento en modos automáticos y de escena. Es una cámara muy inteligente y capaz de sacar lo mejor de lo que tiene, que no es poco.

Es buena y bonita, y es normal el estar orgulloso de tenerla. Lo sé, claro está, porque la tengo, pero siendo imparcial, y para lo que la buscaba, no me sirve.

Un saludo.

Cargando comentarios
Otras opiniones (73) sobre esta cámara
michaelfurey
michaelfurey | 11 de abril, 2016
Una buena compacta.
313 0
3,8
michaelfurey
michaelfurey España
0
0

La compré hace poco usada, porque quería probar una compacta de éste tipo, para lleva en mis excursiones ciclistas, sin gastarme mucho. Me ha convencido plenamente. Me gustan mucho los colores...