Manolo Manolo
4,8 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO25 de junio, 20064.778

La Leica del siglo XXI

Cartier-Bresson estaría encantado con esta cámara. Robert Capa no habría tenido que arriesgar ?y perder- la vida para estar siempre lo suficientemente cerca del motivo. Los grandes maestros del reportaje hubieran alucinado con las posibilidades de la pequeña LX1. ¿Qué sus imágenes no tienen la calidad de las réflex digitales? Pues claro, ni falta que hace. Pero la llevas en un bolsillo, la correa no te rompe el cuello y cuando la sacas no produces el efecto de una sirena de ambulancia o un luminoso de neón. Esta cámara hace fotos muy buenas, como casi todas a partir de un número suficiente de megapíxeles; y luego se pueden mejorar en el ordenador, lo que no es un engorro, sino una ocupación amena y muy creativa. Si el fotógrafo desea hacer ampliaciones monumentales, es obvio que tendrá que elegir otro aparato (Tampoco las míticas leicas telemétricas daban la calidad de las Hasselblad, las Linhof o las Sinar). Pero la LX1 te concede todas las posibilidades: desde apuntar y disparar, hasta pasarte un buen rato cavilando cuál será el mejor de entre los múltiples ajustes que te ofrece; pues, a diferencia de todas las demás cámaras de su tamaño, aquí mandas tú. Es discreta (aunque preciosa), dura y transmite calidad. No pesa kilo y medio, ni el tamaño de su tele nos permite a los hombres suplir algún complejo. Pero, salvo que quieras cubrir la final del mundial de fútbol, hacer el book de Kate Moss o captar la vida submarina de las ballenas, es una cámara PERFECTA.



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (33) sobre esta cámara