Brian Brian
4,6 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO11 de abril, 20073.379

Opinión

Siendo realista, creo que esta cámara es única en su clase. Me refiero con esto no a que sea la leche, sino a no tiene nada que ver con una compacta de bolsillo, ofrece una forma de uso y prestaciones diferentes a una bridge "de toda la vida", y evidentemente se diferencia de cualquier réflex en las cosas que cualquiera sabe.



Así que no me voy a poner a hacer comparaciones, por muchas compactas, bridges y réflexs que haya usado. Voy a intentar dar una opinión más o menos argumentada para cada uno de los campos a puntuar pensado únicamente en esta cámara como lo que es: una cámara de fotos digital con más prestaciones que una bridge normal pero sin ser una réflex.



Aviso de antemano a los lectores vagos de que va a ser una opinión bastante larga, y a los anti-Panasonic o anti-compactas-con-pretensiones-de-réflex de que no digo muchas cosas en contra de esta cámara. Lo que no sean de estos tipos, allá vamos...



IMAGEN:



Aquí estoy dividido. Por un lado está el objetivo Leica, que es una auténtica maravilla. Sacando fotos en RAW se ve todo el potencial de este objetivo: luminoso (aunque no tanto como las primeras FZxx), nítido, con muy pocas aberraciones y distorsiones... lo dicho, una maravilla.



Por otro tenemos el tándem sensor-procesador, que deja bastante que desear en los resultados de los JPG. Sobre el ruido no tengo nada que objetar, porque en sensores de tamaño reducido y tanto megapíxel es normal que haya ruido como capazos de arena, y también es comprensible que Panasonic haya optado por no perder en la "carrera de los megapíxels". Es algo con lo que contaba, y la verdad es que no me ha decepcionado, porque los resultados a ISO 800 son bastante usables, y a 1600 se dejan ver siempre que no se amplíe mucho. Normalmente hago reducciones para colgarlas en internet, así que la calidad a ISOs altos es más que aceptable, al menos para mí. El modo ISO 3200 interpolado me parece una chorrada, pero en esta y en cualquier cámara. Lo que sí me ofende es que esta no es una cámara dirigida a los recién llegados a la fotografía digital, y creo que los que tenemos un poco de conocimiento en el tema basamos nuestras decisiones en más cosas que no sólo los megapíxels, así que podrían haber mantenido la resolución de la FZ30 y haberse centrado en el ruido o al menos en la reducción.



En cuanto al procesador, mete una reducción de ruido muy agresiva, perdiendo mucho detalle en sensibilidades altas, pero también tiene algunas cosillas buenas como un consumo reducido y la eliminación automática de las (pocas) aberraciones cromáticas que crea el objetivo. Como en todas las compactas, el rango dinámico que conserva el sensor no es ninguna maravilla, pero tampoco es deficiente, creándose sólo zonas blancas con fuentes de luz realmente fuertes (días de mucho sol sobre las fachadas, etc...), que es lo normal en la mayoría de las cámaras.



Los colores y la saturación son buenas con las opciones por defecto, y las opciones para personalizar la salida son bastante completas. La exposición suele clavarla, y gracias a los varios modos de medición y a los atajos para la compensación enseguida se corrigen los pocos casos en los que falla. La calidad del vídeo es mejorable, pero vamos... esto es una cámara de fotos.



ERGONOMÍA:



Buf, qué pasada. Nada más verla ya se nota que no es la típica compacta de plástico barato, y basta cogerla en las manos para comprobar que es realmente robusta y cómoda, y además de eso está bien equilibrada. La empuñadura es grande y cómoda (aunque el meñique queda suelto, pero para mí no es problema) y el objetivo es lo suficientemente grande para acomodar la mano izquierda debajo de él. Las gomas antisudor que recubren los anillos del objetivo y los puntos clave de la empuñadura (apoyo del pulgar y de los demás dedos) son un punto a favor, y dan más sensación de seguridad. De hecho yo la llevo sin correa, para tener más libertad de movimientos, y no estoy "acojonado" porque se me vaya a caer.



PRESTACIONES:



Enumeremos: varios modos de medición, enfoque y disparo continuo; compensación directa de exposición y potencia del flash; controles totalmente manuales, incluyendo anillos de zoom y enfoque; bloqueo de enfoque y exposición; botón de pre-enfoque; ruedas de ajuste analógicas y con funciones personalizables; el detalle del zoom adicional a menos tamaño de megapíxels; varios aspectos de pantalla; zapata para flash TTL; varios modos de flash; auto-bracketing; RAW; favoritos; recorte y redimensionado en la propia cámara; modos personalizables; ajuste fino del balance de blancos... me he cansado... ¿para qué decir más?



Sinceramente, lo único que echo en falta es que el anillo de zoom sea mecánico y se pueda bloquear en el infinito o en la mínima distancia. Lo demás, pues no se me ocurre qué le falta.



PANTALLA:



Dos. Y las dos buenas, para lo que se espera de ellas.



Para empezar la pantalla LCD que se mueve donde nosotros queramos (incluso apunta en la misma dirección del objetivo, para autoretratos), con el detalle de que cuando está abierta en un ángulo raro se apaga el visor electrónico para que a nadie se le ocurra pegar la cara a la cámara con el LCD fuera. Esta pantalla es grande (aunque normal para las burradas que se ven por ahí, que ya parecen PDAs con cámara incorporada) se ve bien, con pocos reflejos, tiene una resolución que la hace muy nítida y el brillo se ajusta automáticamente a las condiciones lumínicas del entorno. Y por si no basta, pulsando el botón al efecto encendemos/apagamos la iluminación extra. Una virguería, vaya.



La otra es un visor electrónico con una resolución y visibilidad muy buenas. Evidentemente no se puede comparar con el visor de una réflex, pero la verdad es que es muy cómodo de usar, y se impone sobre la pantalla LCD.



Ambas dos tienen una tasa de refresco buena (con poco o ningún retardo con el autoenfoque), varias disposiciones, opciones de cuadrículas (para la famosa regla de los tercios y para centrar el sujeto) e histogramas (un detalle es que el histograma nos avisa si la compensación de exposición está activada, mostrando el histograma resultante en color naranja), y un modo muy curioso que nos muestra toda la información en un margen de color negro, al más puro estilo de las pantallas que acompañan a los visores de las réflex. Es un modo realmente cómodo, y el que más uso en el modo de visor electrónico. El cambio entre ellas es muy sencillo (basta pulsar un botón dedicado) e incluso tiene la opción de que cambie automáticamente a la pantalla LCD cuando pasamos a modo de reproducción.



En cuanto a los menús, son bastante sencillos e intuitivos, y el botón de atajo es realmente práctico para las opciones que más se suelen cambiar.



AUTONOMÍA:



Pues bien, por encima de la media pero sin llegar a ninguna maravilla. Se llegan a hacer entre 350 y 400 fotos, sin abusar del flash o del modo de reproducción, lo cual no está nada mal si llevamos una batería de repuesto (lo que se suele hacer con todas las cámaras).



RESUMIENDO:



Es una cámara todoterreno, para "apasionados" más que para aficionados, con algunas prestaciones que son la envidia de los profesionales (y otras que son la risa de los mismos), que requiere de bastante destreza y conocimientos para exprimirla al máximo pero que ofrece fotos más que aceptables en los varios modos automáticos que tiene. Una verdadera delicia para el que quiere mucho pero no todo y que disfruta teniendo una cámara "de verdad" entre las manos.



Y creo que eso es todo. Gracias por soportarme. ;)

Cargando comentarios
Otras opiniones (117) sobre esta cámara
mocococo
mocococo | 25 de febrero, 2016
En 2016 y aún con el tiempo. Es genial.
641 0
4,8
mocococo
mocococo Argentina
0
0

Consideremos que, si bien la dmc-fz50 es una camara que promedia los diez años de antiguedad, es, en cuanto a prestaciónes, una camara que resulta ser la alternativa que, hoy dia en pleno año 2016,...