DeBilbao DeBilbao
5 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO31 de octubre, 20068.269

DMC-FZ50 vs FZ20: Análisis comparativo

Por fin tengo conmigo la nueva Panasonic Lumix DMC-FZ50. Las sensaciones iniciales son muy, muy buenas y quisiera compartirlas con vosotros para que si alguien se encuentra en una situación similar, le sirva de referencia.



He estado valorando el salto al mundo DSLR con el combinado Nikon D80 + 18/200 VR, un conjunto muy atractivo pero con un precio muy alto - más de 1.700 ? - y un grave problema de plazo de entrega de la óptica, lo cual me ha hecho reflexionar y decidirme por la evolución de mi querida FZ20.



Sé que muchos de mis comentarios sobre la FZ50 son aplicables a la FZ30 ya que esta última es la que realmente marcó el cambio con respecto a la FZ20 y la FZ50 es una evolución de la FZ30 con algunas cosas más.



La he comprado online en Redcoon y me ha salido puesta en casa por tan sólo 504 ?. El modelo que me han servido es el francés y por lo tanto viene con su manual de instrucciones en ese idioma, nada grave ya que tras acceder a la [url=http://www.panasonic.es/service/service.asp?mnu=PRD&opc=MAN]Sección de descarga de manuales de la web de Panasonic[/url], he descargado el manual de la FZ50 en español y problema resuelto. El resto de elementos de la cámara, tal y como si los hubiese comprado en el ECI, pero casi 200 ? más barata.



La he complementado con dos tarjetas Transcend de 2GB y 150x de velocidad que he adquirido en GoIbuy por 54 ? cada una puestas en casa. Los 10 Megapixels de resolución y la posibilidad de disparar en RAW hacen que las tarjetas de 1 GB se queden muy cortas.



[b]Mis primeras impresiones con la Panasonic Lumix DMC-FZ50[/b]



Una cámara te puede entrar por los ojos y te puede parecer muy atractiva, pero cuando realmente la valoras es cuando la coges con tu mano y la sientes. Es inevitable emitir un primer juicio en ese momento. La FZ50 es más cámara que la FZ20, un poco más grande, bastante más pesada aunque el peso final sea contenido, con un buen agarre en el que hace mucho la inclusión de la goma para el pulgar en la parte trasera y si le tengo que poner un pero es que si tienes manos grandes - como yo - el meñique de la mano derecha te quedará fuera porque la altura de la cámara no corresponde con tu mano completa.



Mención aparte merecen los magníficos anillos de zoom y enfoque en la propia óptica que realmente son los que hacen que esta cámara se maneje de una forma totalmente distinta a una FZ20, con una sensación mucho más tipo reflex. El enfoque manual ahora sí es utilizable y la sensación al tacto es de precisión absoluta. Si a esto le sumamos los dos diales delanteros y traseros para cambiar de forma rápida los valores de la toma, y un muy útil botón de función que nos da acceso rápido a cambiar los valores de ISO, balance de blancos y resolución de la imagen, tenemos una cámara que se deja utilizar sin quitar la vista del visor.



¿He dicho visor? Una vez puesta en marcha, le quitamos la tapa e inevitablemente miraremos por el visor. Una de mis grandes necesidades de mejora. ¡Esto sí que sí!. A pesar de que no estamos frente a un visor óptico, este es perfectamente utilizable y hace una delicia mirar a través de él. No sólo es más luminoso y con mucha más resolución que en la FZ20, sino que está ubicado en una zona más cómoda y su protector de goma es más grande y cómodo. En definitiva, no necesito la pantalla trasera para nada. Si le tengo que poner un pero, es que al ser electrónico la pantalla muestra unos colores que no son fieles a la realidad al 100%.



Pero la gozada de mirar por ese visor, con la cuadrícula activada para poder componer mejor y acordarte de la regla de los tercios y con el histograma en tiempo real recordándote no quemar las altas luces ... no tiene precio.



El tiempo de encendido de la cámara es realmente corto y hace que mi temor a perder fotos por no tener la cámara encendida haya desaparecido. Ahora me tengo que preocupar más por 'desenfundar' ya que suelo llevar la cámara cruzada en bandolera y la correa de la FZ50 que ahora es mucho más ancha y cómoda, es también excesivamente corta para mi gusto y hace que me cueste sacar el brazo de forma rápida.



El enfoque automático es más rápido que antes, y se ha añadido una posición extra en el conmutador para autofocus 'macro' que reduce la distancia mínima focal para poder usarse en modo macro. He leído que hay quien lo deja siempre en esta posición ya que aunque hace ligeramente más lento el enfoque estás preparado para cualquier situación que se presente. Lo probaré.



Sobre la lente no me extenderé demasiado. Ya sabéis lo que opino de llevar un 35-420 mm Leica con f:2.8 - f:3.7 y este es el mayor motivo que me hace quedarme en la gama FZ: su versatilidad. El anillo de zoom funciona con una precisión extraordinaria y al no estar motorizado la velocidad es la que tú le quieras dar y además no consume batería. Los dos temas que no he resuelto son la ausencia de un gran angular - que podría resolver con un conversor - y la posibilidad de obtener un 'bokeh' como el que da un 50 f:1.8, esto es lo que más pena me da de todo y tengo que practicar para poder acercarme a ello, que he visto algunos ejemplos prometedores.





La pantalla trasera abatible es todo un acierto. Normalmente la llevas cerrada, pero ayer puede comprobar su utilidad para disparar a unas flores un tanto inaccesibles. Levanté las manos todo lo que pude, puse la pantalla abatida unos 90 grados hacia mí y fue como disponer de un periscopio. Muy útil.



El dial de los modos parece un poco más 'pro' al desaparecer las posiciones de los modos de escena prefijados. Hay un modo nuevo de 'contraluz' que no he probado, normalmente me muevo entre los modos 'A' y 'S', priorizando apertura o velocidad, en función del tema. Ahora, con los dos nuevos diales, cambiar estos valores es muy rápido, aunque me hubiera gustado que la cámara fuese un poco más alta y no tener que bajar tanto el pulgar o el indice. Me acostumbraré.



Junto al dial de los modos se ha colocado el encendido y apagado, más adecuadamente que en la FZ20, así como los modos de ráfaga - que rara vez utilizo - y el modo del OIS, que normalmente llevo en Modo 2 para que la cámara lo aplique sólo en el momento de disparar y no al componer.



Los botones del menú, flash, compensación de la exposición, temporizador y revisión de la imagen se me han vuelto un tanto pequeños y aún no accedo a ellos de forma intuitiva, pero todo se andará.



La batería tiene un compartimento para ella de forma separada a la tarjeta SD. Esto parece una tontería pero para mí es muy útil, ya que saco la tarjeta bastante a menudo para descargar las fotos con un lector de tarjetas. La batería es distinta de la FZ20 y tras una sesión de unos 100 disparos, la carga parece que está muy alta. Me queda comprobar la duración total, pero apunta a bastante buena.



El sistema operativo de la cámara es una gozada de utilizar y la navegación por la tarjeta es rapidísima. Mucho mejor no, infinitamente mejor que con la FZ20, que si querías ver una foto que estuviera 200 más atrás te tenías que tragar todas las fotos de 9 en 9 con el consiguiente gasto de tiempo y sobre todo, de batería.



He probado el modo RAW y estoy seguro que es todo un mundo por descubrir pero le veo tres inconvenientes. Uno es el peso del archivo RAW. 22 MB por fotografía + 2,5 MB de la imagen en JPEG me parece una barbaridad. Esto debieran mirarlo porque son cuatro veces más de tamaño que el RAW de la competencia. El segundo inconveniente es puramente práctico y seguramente no sea tal; es tan configurable que me resulta excesivo el tiempo de proceso por cada imagen. El tercero es que con esos tamaños de archivo mi PC pide una renovación urgente. Es un Pentium IV a 2.4 Ghz con 1 GB de RAM y le cuesta...



Sin embargo el modo RAW me parece estupendo como método de aprendizaje para poder ver cómo afecta la compensación de la exposición, el balance de blancos y cada elemento configurable en el resultado final. Todo un mundo por descubrir al que le dedicaré un tiempo ... cuando lo tenga. He probado el software incluído SilkyPix y el Adobe Camera RAW 3.5 y ahí hay tela de tiempo por dedicar.



Lo que sí que debo hablar bien es del Venus Engine III. Con la reducción de ruido a LOW y todos los demás ajustes en STD, será que me gustan los ajustes que ha programado el japonesito de Panasonic, pero cuando veo cómo sale el JPEG de la cámara y lo comparo con cómo me gusta a mí, poco postproceso le tengo que dar. Y esto son gustos personales 100%.



Para mí peca un pelín de poca saturación, lo cual es fácilmente subsanable con PS, dependiendo de la imagen le doy un poco más de contraste y la nitidez también está entre perfecta o un poco suave, nada que no se pueda resolver con una ligera máscara de enfoque.



Y esos 10 Megapixels son una gozada para trabajar a gusto recortando y reencuadrando tu imagen.



Para mí el ruido no es un grave problema ya que normalmente no disparo en interiores y en condiciones de poca luz. El ISO lo tengo ajustado a 100 ASA y sólo lo moveré si las condiciones lo piden. No obstante, quiero hacer alguna prueba seria porque he visto ejemplos muy decentes a ISO 400 y eso es bastante más luminosidad.



Me faltan muchas cosas por probar, entre otras el flash, pero creo que con esto ya es suficiente para que os hagáis una idea de lo contento que estoy con la cámara.



Si queréis ver mis fotos, podéis pasaros por mi galería en http://www.galeriade.com/DeBilbao

Cargando comentarios
Otras opiniones (117) sobre esta cámara
mocococo
mocococo | 25 de febrero, 2016
En 2016 y aún con el tiempo. Es genial.
645 0
4,8
mocococo
mocococo Argentina
0
0

Consideremos que, si bien la dmc-fz50 es una camara que promedia los diez años de antiguedad, es, en cuanto a prestaciónes, una camara que resulta ser la alternativa que, hoy dia en pleno año 2016,...