David David
4,8 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO6 de septiembre, 20084.036

Una de las mejores del mercado, si no la mejor.

Como profesional del mundo de la imagen que nada tiene que ver con Panasonic ni con ninguna otra marca, he de decir que, en mi opinión, estamos ante una de las mejores cámaras compactas del mercado actual.



Harto ya de cargar con mi Canon EOS300D, sus dos objetivos y la bolsa en cada viaje que hacía, decidí que ya era hora de hacerme con una digital compacta que pudiese meter en el bolsillo y disfrutar plenamente del paseo.



He de aclarar que siempre he sido fiel a Canon; de echo, mi anterior compacta era una Canon IXUS400 que me costó, en su día, la friolera de 600?



En fin, que me puse manos a la obra y... voilá! Apareció esta monada. Lo de los 10 Megapixeles, sinceramente, me parece una sobrada en cualquier cámara compacta (a la hora de la verdad y con un uso racional, no notarás la diferencia de 6Mp en adelante).



Lo que más me atrajo de esta maravilla de la técnica fue su óptica Leica. Cualquier buen aficionado a la fotografía sabe lo que significan esas 5 letras: lo más de lo más, el colmo del sibaritismo, la perfección, el buen gusto... no es de extrañar, pues, que me atrajese sobremanera la combinación de electrónica Panasonic con la óptica de cuatro aumentos de Leica.



Su angular, 25mm, ideal para aquellos que, como yo, deseáis olvidar la sensación de que te dejas algo importante fuera de la foto. Eso sí, es adictivo, así que tened cuidado de no abusar, sobre todo cuando en vuestras fotos salgan motivos con lineas rectas, como edificios o similares, ya que la distorsión puede llegar a ser molesta. Y no lo utilicéis nunca para retratos si el personaje principal de la foto está a menos de 2 metros del objetivo si no queréis que la cara de vuestra novia, novio, hermano, etc sea una especie de huevo en 3D...



A pesar de no disponer de modo manual, sí nos permite variar multitud de parámetros que, al fin y al cabo, nos van a permitir lograr la foto que buscábamos sin complicarnos demasiado la vida.



Con respecto a las opiniones de aquellos que dicen que mete mucho grano, sí, es verdad, pero no más que el 99% de las compactas digitales del mercado. Si queréis hacer fotografías a 1600 ISO y no utilizar el flash para nada, lo que necesitáis es una Réflex, y punto. Siendo conscientes de este punto débil, siempre podéis intentar minimizar sus efectos, evitando poner sensibilidades superiores a 400 ISO, utilizando un trípode, etc. La óptica de la FX-35 es lo suficientemente luminosa como para permitirnos hacer fotos definidas en condiciones de poca luz.



Especialmente útil me ha parecido el botón Q.MENU, que da acceso a un menú rápido (Quick menu) con las funciones y configuraciones más habituales (sensibilidad, balance de blancos, etc)



Un punto a favor es el poco tiempo que has de esperar para hacer una foto si tienes la cámara apagada: en poco más de 1 segundo está lista para trabajar...



La batería, punto importante: me parece MUY BUENA. Yo soy de los que siempre compran una segunda batería para no quedarme tirado a mitad de tarde. Bien, pues en este caso no pienso hacerlo; he comprobado que, desde primera hora de la mañana, puedo estar haciendo fotos todo el día sin agotar la batería (eso sí, apenas hago uso del flash, ya que lo detesto).



En el apartado de contras, sí he notado una ligera falta de definición en las fotografías, por lo que una aplicación del filtro "enfocar", del Photoshop, no está de más, aunque no es imprescindible.



La ingente cantidad de modos de escena que nos ofrece la FX-35 me parece algo exagerada e incluso liosa. Quizás no era necesario dedicar un menú tan completo a algo que terminas por no utilizar.



No me gusta que cuando estás en modo reproducción y de pronto quieres hacer una foto, tienes que devolver el selector a la posición de cámara, no basta con pulsar el disparador. Ese detalle me parece un pelín engorroso.



Por lo demás, estamos ante una cámara pequeña, manejable, ligera, bonita (esto es muy relativo) y, sobre todo, muy funcional: las fotos son de calidad, los colores, vivos, y te permite hacer algún que otro experimento que otras compactas ni se imaginan.



En mi opinión, es una muy buena compra, siempre partiendo de la premisa de que no existe la cámara perfecta. Eso sí, de comprarla por internet a comprarla en una tienda tradicional, la diferencia puede llegar a ser de 150?, a favor de las tiendas on-line, claro.



Por unos 200?, no te lo pienses más, te llevas una pequeña joya!



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (13) sobre esta cámara