Txistu Txistu
3,8 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO26 de agosto, 20053.364

Una cámara "puente"

Así la definió el encargado de la tienda de fotografía donde la compré. Se refería a que no es una digital compacta sin más ni tampoco una réflex, aunque se acerca más a estas últimas. De hecho, según me explicó, la óptica es como la de una réflex (y no tenía que "venderme" nada, porque ya la había pagado).



Resumo mi historia: vengo de una Canon A40 de 2 mpx. con la que he quedado muy contento tanto por calidad de imagen como por prestaciones (estamos hablando del 2002). El único problema era el peso (cuatro pilas recargables, tarjetón CF...) y por ello estaba decidido a comprar una ultracompacta. Lo confieso: soy uno de esos "fashion victim" a los que les pierden el diseño y el tamaño (cuanto más reducido, mejor). Así que probé la Casio Exilim S500 y la Canon Ixus 50... y las devolví las dos. Simplemente, no me convenció su calidad de imagen. Y lo primero de una cámara, por encima del tamaño, las prestaciones, el zoom, etc. debe ser la calidad de las fotografías.



Precisamente, la imagen es uno de los puntos fuertes de la Oly C770, como se puede comprobar en el análisis que aparece en esta web o en las opiniones de la mayoría de los usuarios. Fotos limpias, nítidas y luminosas, sin ruido ni aberraciones ópticas. Por eso le he dado la máxima puntuación.



Es increible la definición que ofrece, incluso con muchos aumentos de zoom. Y cómo enfoca en situaciones comprometidas (interiores de iglesias donde no está permitido el flash, objetos lejanos...); le cuesta, pero acaba enfocando perfectamente.



También me parece sobresaliente en prestaciones: fotos en TIFF, vídeo VGA, supermacro de 3 cm., zoom hasta 40x, zapata para flash, mando a distancia, posibilidad de acoplar un micrófono externo... Por 320 euros creo que viene muy completa.



La pantalla no es ninguna maravilla, desde luego. A estas alturas, 1,8 pulgadas es un poco pobre, sobre todo a la hora de visionar las fotos. Para disparar utilizo el visor electrónico, bastante bueno, aunque es complicado manejar los botones a la vez.



En cuanto a los menús, son más engorrosos que los de una Canon, por ejemplo, pero con dos días de uso ya los entiendes perfectamente. Y me parece muy útil el poder configurar varios botones.



Lo peor, sin duda, la batería, que como mucho dura un día, y siempre que no se ande encendiendo y apagando la cámara o trasteando con el zoom. Yo he comprado a mayores la LI 12-B, que dura algo más.



También criticaría la lentitud a la hora de encender la cámara, enfocar y grabar las imágenes. Y el software que trae (Camedia Master 4.2), muy pobre.



Por último, y aunque sé que es una cuestión subjetiva, una apreciación sobre el diseño. Me gusta la Oly C770 porque tiene un aire algo retro (no hay más que ver su forma rectangular o detalles como el botón del disparador y el zoom, muy sobresalido en vez de estar integrado en carcasa), a diferencia de otras cámaras de su segmento, mucho más "musculosas" y que parecen réflex cuando no lo son.



PD. La polémica entre la Olympus C770 cámara y la Panasonic FZ20 me parece ridícula. Las dos son buenas cámaras, probablemente la Panasonic un poco mejor, pero también cuesta 150 euros más. Y pesa y abulta el doble. A mí, el tamaño todavía me importa.



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (43) sobre esta cámara