Rul M Rul M
4,6 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO15 de julio, 20133.876

Hojuelas o escamas

Es excelente el poder tomar fotografías del entorno que nos rodea, con esos registros dejamos un breve testimonio de donde estamos, y el por qué llegamos hasta ahí. Con la popularización de las cámaras digitales, dichas herramientas se han vuelto mucho más versátiles, y nos ahorran muchos pasos, podemos dedicarnos a ser más creativos en cuanto a la concepción de la imagen se refiere, y el equipo se dedicará al engorro que es ajustar la velocidad de obturación, los diafragmas, y el ajuste de las luces. No me niego al modo manual, simplemente hay ocasiones en que ves un encuadre que no se va a repetir, entonces el modo P salva el día.



Pero vamos al tema, después de pasarme al mundo digital, a través de una Kodak D7590, fue una liberación para varios requisitos al momento de ponerme tras el lente. El vidrio firmado por Schneider-Kreuznach lograba imágenes de muy buena calidad. La única pega de esa maquinita que se fue manifestando con el paso del tiempo fue la falta de un enfoque manual, quitando ese detalle, trabajé con un artefacto sofisticado y divertido.



Y he ahí la razón de la existencia de la Nikon P510, extrañaba tan buen sabor de boca, además de que hay ocasiones (muchas) en que no podemos sacar a la calle una cámara réflex, por ser muy grande, correr el riesgo de robo, o tener que correr para escapar de algo, o alguien, entonces necesitas otra máquina que te ofrezca una calidad adecuada de imágenes, y un tamaño más contenido, fácil de mover, y que no duela tanto perderla o romperla. Después de vivir mucho tiempo con una vieja Vivitar V2000 con lente 35-70, la cual me sirvió para entrar en el mundo de las imágenes fijas, de ahí me pasé a Nikon con una D60, con la cual llevo unos 36,000 disparos y sigue como el primer día, y una D5100, la cual se mostraba reacia al principio a enfocar lo que yo quería.



Con la P5 me he llevado gratas sorpresas, el enfoque es rápido, muy silenciosa, y la versatilidad del lente equivalente a un 300mm, y la pantalla retráctil ayuda a ver sin ser visto (el mecanismo es un poco rígido, pero es de acostumbrarse) además de que te haces más invisible si tapas los logotipos del juguete (es por eso que las cámaras han de ser sólo negras o grises).



Tiene sus puntos negativos, es molesto que el cargador exija que se conecte la cámara al cargador con ese cable tan fácil de perder, la imposibilidad de poner filtros roscados convencionales, que hasta ahora no he dado con el control de girar las imágenes verticales, y la imposibilidad de guardar en RAW (no lo uso seguido, ya que no es la idea de ésta cámara, pero a veces es deseable).



Quitando esos detalles, es fácil de usar, muy ligera, y resistente al maltrato. Ya he de llevar unos 5,000 disparos, y he notado algo raro; cuando amplifico mucho la imagen, los pixeles toman aspecto de hojuelas, o escamas, que se ven extrañas, pero que al imprimir no es evidente.



Extrañaba mucho la D7590, con la P510, es como si hubiera regresado. A pesar de la ausencia del enfoque manual, es rápido y exacto, aún en condiciones adversas, así que en ésta máquina, no se echa mucho de menos.



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (15) sobre esta cámara
normalista
normalista | 17 de noviembre, 2013
DEFECTO
3.588 0
4,2
normalista
normalista México
0
0

LAS FOTOS LAS TOMA CON POCO COLOR. LE HACE FALTA FUERZA AL COLOR PUES LAS FOTOS SALEN MUUY CLARAS. ADEMAS CUANDO SE TOMA VIDEO SE DESENFOCA MUUUUCHO.