Richi Richi
4,2 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO3 de abril, 20035.181

SI TIENES UNA KD-400Z NO TE PIERDAS ESTO

Me gustaría empezar con un dato muy significativo, y es que Konica fue el primer fabricante que sorprendió con las Mini y Big Mini a finales de los ochenta, seguido por Olympus con la generación ?mju? y luego Canon con la Ixus. Konica sigue la tradición con sus Revio, ya sea modelo de formato de película APS o en el terreno digital. Con esto quiero reseñar que Konica ha sido la precursora de las subcompactas.

Konica es un conocido fabricante de película de 35 mm de alta calidad, conocida por todos los aficionados a la fotografía, a la altura de Kodak, Fuji y AGFA, y no es menos importante en el terreno de la óptica, pues no podemos olvidar que ha creado estupendos objetivos para equipos reflex, incluso su modelo de telémetro Konica Hexar fue puesto en el mercado para competir, ni más ni menos, que con la Leica M (sin duda esta última la mejor cámara del mundo) y Contax (serie G que calza excelentes ópticas Carl Zeiss), es decir, las ópticas Hexar fueron hechas para rivalizar con las aclamadas ópticas de Leica y las renombradas de Carl Zeiss, y lo cierto es que quedo demostrado que el rendimiento óptico de las Hexar era sobresaliente, teniendo en cuanta que las mejores ópticas son las de Leica (recordar que Leica creó el formato de 35mm) y Carl Zeiss, seguidas por el resto de los fabricantes a años luz.

Dicho esto, la óptica Hexanon de la KD-400Z presume de ser construida de forma clásica, con cristal de alta calidad, lo que debería indicar que nada tiene que envidiar, si no al contrario, con otras ópticas de marcas más conocidas en este país (donde por desgracia, parece que solo existen dos fabricantes, como no, Nikon y Canon).

Pero lo más importante es que la digital Konica KD-400Z nos depara ciertas sorpresas agradables, y digo sorpresas por que en sus instrucciones de uso se olvidan por completo de mencionar lo que seguidamente expondré, pese a sus más de 100 páginas contenidas en un CD-ROM.

Lo primero destacable, es que pese a que no podemos elegir de forma manual el diafragma, si podemos conocer cual ha utilizado la KD-400Z una vez ya realizada la foto, para ello sólo tenemos que utilizar el modo de exhibición normal para ver la fotografía tomada, y presionar la flecha ascendente del botón de cuatro direcciones y nos exhibirá la información de la exposición, incluyendo velocidad del obturador, abertura de la lente, modo de destello, y tamaño del archivo exacto. Información muy útil que nos permitirá conocer con exactitud la combinación de velocidad de obturación y diafragma.

Lo segundo destacable es el modo de medición, esta digital dispone de dos modos: 1) medición ponderada central, que es la que por defecto usa la cámara y 2) medición puntual, a la que podemos acceder a trabes del menú contextual en el modo de grabación, y que se recomienda su uso, según las instrucciones, tan sólo en el caso de que exista un gran contraste entre el objeto a fotografiar y su entorno.

Pues lo cierto es que el uso de uno u otro encierra unas grandes e interesantes diferencias. Así: 1) La medición ponderada central toma como prioritario el uso de la velocidad más elevada, por lo que opta siempre por el diafragma más abierto, y ello a lo largo de las distintas longitudes focales. 2) Por el contrario el uso de la medición puntual hace que la máquina opte por el uso del diafragma mas cerrado, siempre que la velocidad se lo permita asegurando la foto sin riesgos de trepidación. En consecuencia el optar por uno u otro modo de medición es optar por dos formas muy distintas de fotografiar. Así el modo 1) sería el adecuado cuando queremos congelar un objeto que se mueve, o cuando somos nosotros los que nos movemos porque vamos en coche, en tren, etc., también lo elegiríamos cuando queremos dar protagonismo al motivo sobre el entorno, puesto que el uso de diafragmas abiertos implica restar profundidad de campo, útil en para su uso en los retratos. Pero tiene como inconvenientes que el enfoque ha de ser preciso, y se producirá perdida de detalle en la composición en general. Por el contrario el modo 2), medición puntual, nos permite disponer de mayor profundidad de campo, y el detalle será mayor, tanto que un mismo encuadre dispondrá de una información adicional de 300 kb en este modo, con mayor saturación de los colores. De hecho este modo es para mi gusto mejor que el 1), tanto que es el que uso por norma general, dado que la medición se ajusta más a lo que considero idónea, y la recomiendo sin paliativos. Para que os sirva de ilustrativo os podré un para de ejemplos:

Ejemplo A. Foto tomada a un cielo encapotado con el extremo del objetivo (24mm ? equivalente 117mm):

A.1) Medición ponderada central. Ofreció una resultado aparentemente correcto de 1200 kb, el diafragma utilizado fue 4.9 (el mas abierto para el 24mm).

A.2) Medición puntual. El color es más saturado con una información de 1500 kb (300 kb extras con respecto a la anterior), el diafragma usado fué 8.3 (el mas cerrado esta digital en el extremo del objetivo, que curiosamente no se corresponde con el 8.2 que dice la marca como más cerrado).

Ejemplo B. Foto tomada en un charco con vegetación, con el objetivo en gran angular (8mm ? equivalente 39mm).

B.1) Medición ponderada central. Las hojas y la vegetación perdían detalle dada la dureza de la luz, el diafragma usado fue 2.8 (el más abierto).

B.2) Medición puntual. Las hojas ganan mucho detalle y la vegetación gana definición, el diafragma usado ahora es 4.7 (el más cerrado en el gran angular).

En definitiva la digital KD-400Z nos permite aprovechar su nada desdeñable cualidad de disponer un relativo amplio abanico de diafragmados, concretamente 2.8 el mas abierto a 8.3 el mas cerrado, aunque el angular 8mm (equivalente a 39mm) iría de 2.8 a 4.7 y en el 24mm (equivalente a 117mm permite diafragmar comenzando en 4.9 hasta 8.3, auque desconocemos los abanicos de las distancias focales intermedias. De todas formas pocas digitales y menos aun en el terreno de las subcompactas disponen de un abanico tan amplio de diafragmados.

Espero que estos comentarios sean de utilidad a los usuarios de está cámara digital. Toda vez que Konica debería llevar un tirón de orejas en el apartado de especificaciones de su producto, no así en el de la calidad.

Por otra parte, veo que hay personas que dudan entre esta digital y las Ixus de Canon. Pues no os engañéis, por lo que he podido comprobar las Ixus usan un abanico de diafragmas excesivamente limitado, como ejemplo el caso de la última generación 400, el más abierto es 2.8 y el mas cerrado 4.9, y punto final, estos se usarán en función de la distancia focal dejando el resto del trabajo a la velocidad, en definitiva esto redundará en una pérdida de rendimiento y calidad por mucho que presuma de óptica. Y en este apartado, en cuanto a óptica se refiere, con toda seguridad Konica nada tiene que envidiar a Canon, de hecho antes que Canon yo apostaría por Olympus, sobretodo en terreno digital. Y si en lo referente externo se refiere, hay que reconocer que la estética de las Ixus sin duda es de las mejores, pero posee partes plásticas-gomosas que protegen las conexiones de dudosa longevidad, mientras que la KD-400Z todo es metálico o con bisagra, asegurando un futuro prometedor, y el hecho de poseer una cubierta deslizante para proteger la óptica es otro gran acierto, confiriéndole mayor seguridad que ningún otro sistema. Así las cosas, si existen opciones equivalentes a esta digital de Konica, pero tendríamos que mirar para marcas como Olympus o Pentax, y no para Canon y sus Ixus.



Cargando comentarios
Otras opiniones (45) sobre esta cámara