Manolo. Manolo.
4,4 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO29 de noviembre, 2015178

Muy buena.

Sé que esta opinión llega cuatro o cinco años tarde, pero no me he podido resistir a escribirla. 

He comprado esta cámara de segunda mano hace una semana. Me ha costado 30 €. Reconozco que los primeros minutos tuve la sensación de haber tirado el dinero, pero ha bastado una salida y unas cuantas pruebas serias, para darme cuenta de que es un cacharrito sorprendente. 

Totalmente automática, sí, olvídate de llevar el control. La camarita hace lo que le da la gana con la velocidad y el diafragma, punto. Pero resulta que, en modo P, se puede ajustar la compensación de exposición. Pues oye, ya puedo intervenir un poquillo en el resultado final y darle a las fotos un ligero toque personal. 

Enfoque lento, no te plantees pillar un coche de carreras a 250 km/h. Sólo tiene punto de enfoque central. No me importa demasiado porque lo mío son los paisajes y los objetos estáticos. Pero trasteando un poquillo me doy cuenta de que dispone de seguimiento de enfoque, y haciendo una serie de tres fotos de una persona corriendo hacia mí (imposible hacer más, la ráfaga sólo permite tres), resulta que las tres salen enfocadas. No está mal para una compacta enana del 2011 por la que he pagado 30 euretes.

Tiene un zoom 5-50, que equivale a 28-280. Había leído que a máxima focal daba pena. Bueno, pues discrepo. Tengo fotos a 280 mm que, si no muestro los datos exif, nadie, por muy experto que se declare, va a ser capaz de descubrir que están hechas con este juguetito para inexpertos.

No tiene raw, obviamente. Y su sensor es de 1/2'33 pulgadas. Pero me pongo a editar, a hacer recortes, a clonar, a aplicar máscara, curvas, etc., etc., y resulta que al final obtengo una foto nítida, con una buena resolución y colores atractivos.

Tiene una pantalla de 3 pulgadas y 230.000 puntos que se quedan cortísimos si lo comparamos con lo que se estila en la actualidad.Es necesario adaptarse y acostumbrarse.

Tiene una batería diminuta de 700 mAh, que sin embargo me ha permitido hacer 237 fotos y el indicador todavía marcaba 2/3 de capacidad; la recargué porque no daba crédito y temía que en cualquier momento se viniera repentinamente abajo, pero ahí está, rebasando holgadamente los dos centenares de imágenes y continúa dando guerra. Vamos, que ni me planteo comprarme otra para tener la parejita, y eso que se encuentran por 6 € en las principales tiendas on-line.

En definitiva, la habitual cámara compacta básica sin pretensiones, la típica "apuntar y disparar", y para colmo es "antigua" y "obsoleta" (de 2011, nada menos, qué barbaridad), y que sin embargo me tiene sorprendido y completamente cautivado, porque me está aportando una calidad que ni de lejos me esperaba. Me estoy divirtiendo muchísimo con ella. 30 € tienen la culpa.



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (4) sobre esta cámara