German German
4,4 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO19 de febrero, 20093.495

Buena con resultados puntuales excelentes

Este tipo de cámaras bridge para unos tendrán los inconvenientes de las Reflex (peso, no caben en el bolsillo) y las limitaciones de las compactas (relativo bajo rango dinámico, sensor pequeño, ruido a sensibilidades altas). Pero está claro que para otro público quizás son la mejor opción ya que si queremos ver el vaso medio lleno nos encontraremos con una óptica correcta que cubre el abanico de focales que cualquier aficionado medio pueda necesitar a un precio muy competitivo similar al de las compactas mas sencillas, incluyendo todas las funciones manuales y prioridades, balance de blancos, etc; y con la ventaja de que no cambiar de objetivos garantiza un mantenimiento limpio del sensor; y para viajar siguen siendo mucho menos voluminosas que la mas pequeña de las réflex.

Quizás en prestaciones la 8100 fd no se pueda comparar a una Lx3 o a una GX200 pero es el complemento perfecto a ellas.

Tras una semana de pruebas, he de decir que estoy bastante satisfecho con ella.

Solo presenta ciertos problemas de enfoque en situaciones complicadas, contraluces fuertes, ambiente contaminado y con mucha polución. En esos casos los resultados no ofrecen una nitidez que cabría esperar, y cuesta obtener una buena imagen aprovechable.

El estabilizador ayuda pero no garantiza nada si no tiramos a velocidades superiores a 1/400 cuando lo exprimimos al máximo.

En fotografía nocturna, si fotografiamos edificios o situaciones bien iluminadas, la cámara da unos resultados verdaderamente espectaculares, si usamos un pequeño trípode (la ventaja de su reducido peso permite usar minitrípodes) . Hasta 400 de iso el ruido es soportable. Si las tiramos a iso 64, los resultados son casi profesionales.

En condiciones de iluminación buena, luz de tarde, etc...se comporta extraordinariamente.

El macro también da unos resultados de nitidez impecables.

Es una cámara perfecta para viajar, muy versátil para retratar gente sin ser visto, o grandes edificios y paisajes con su panorámico 28 mm; que se comporta extraordinariamente bien con situaciones de luz buenas, y en escenas nocturnas tirando de exposición.

Siempre que se disponga de una mínima y muy básica formación fotográfica (que puede adquirirse leyendo el manual de instrucciones) se le puede sacar un buen rendimiento.

Y un complemento perfecto a sibaritas o aficionados mas avanzados que posean una Lx3 o una Gx200, juguetes que pecan de quedarse cortos con el zoom.

Al margen de esos problemas de enfoque, el ruido en situaciones difíciles; si que puede presentar un gran inconveniente para algunos respectos a otras competidoras como la Fz28 o la P-60, la ausencia de RAW.

Le pongo un notable-notable alto, teniendo en cuenta su irrisorio precio de 175 euros.



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (5) sobre esta cámara