EUFON EUFON España
3,6 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO9 de enero, 2015335

La reina de las compactas

Mi mujer me regaló esta cámara, la Casio EX-S500, a finales de 2005 y el precio rondaba por los 300 €. Hasta entonces todavía andada con mi cámara de toda la vida, una Pentax P-30 que me salió fenomenal y que con un objetivo de 50 mm y 1/1,7 realizaba muy buenas fotos, pero tenían un pero: y es que eran caras. Otros peros: a medida de que uno se enviciaba con lo digital, soportabas menos que la fotografía de película tardar en ver el resultado y las molestias de tener que llevar el rollo y tener que recogerlas y, evidentemente, la mayoría de las veces el tamaño importa y es un incordio llevar algo abultado a cuestas. A mediados del 2003 el hijo mayor tenía una Kodak Easyshare LS633 y poco después al pequeño otra Kodak, la DX6440. Como yo le pillaba al pequeño la DX6440 y se me enfadaba (estaba el niño todo el día haciendo fotos y viéndolas por el ordenador -otro aparato del que se apeaba menos-), la madre decidió pues hacerme este regalo. Con esto quiero decir que ya estaba enganchado a la fotografía digital, pero es que la Casio EX–S500 supuso para mí un auténtico descubrimiento en el uso asiduo de la fotografía pues en esas fechas la máquina la podía llevar a todas partes sin resultar un engorro o una incomodidad y además pasaba totalmente desapercibida en los bolsillos pues no abultaba casi nada (sobre todo en tiempo de cazadora o prenda de abrigo); era prácticamente del tamaño de un móvil de los de aquella. Los móviles de esa época ya empezaban algunos a llevar incorporadas cámaras de 2 o 1,3 megapíxeles o menores tipo VAG como el que yo tenía en aquel entonces pero que en ningún modo suponían un desafío claro a las cámaras compactas como las 3 citadas anteriormente.

Pues bien, si comparamos las prestaciones de la Casio EX–S500 con las cámaras de que disponen los actuales smartphones (aún teniendo la focal fija) vemos que queda en clara y abultada desventaja dejando en evidencia los casi 10 años transcurridos, y eso en tecnología digital es una barbaridad. Así pues tenemos que ponernos en el contexto del momento en que salieron al mercado. Qué ventajas aportaba la Casio frente por ejemplo a las 2 Kodak anteriores y demás cámaras similares de la época, pues una mejora en prestaciones, manipulación e información. Mejor calidad del sensor CCD de 5 MP aunque la óptica de esta Casio no ayudase pues no es precisamente destacable, (tal vez lo peor de la cámara), zoom x3 de 38 a 114 mm (similar a la competencia y suficiente para la mayoría de las situaciones normales), sistema antivibración, posibilidad de anular la luz del autofocus, posibilidad de medir la luz en 3 zonas: multizona, central y punto central (spot central), diversas configuraciones de enfoque: autofocus, macro, bloqueo, infinito y manual (esto último -enfoque manual- difícil de encontrar en la competencia), la posibilidad de poder ajustar los ISOS (aparte del automático, podíamos elegir fijo entre un rango de 50 y 400) a mí en automático me tiene salido a 800, el obturador podía funcionar desde 1/8 segundos hasta 1/2.000 segundos (esta última cifra no estaba al alcance de cualquier compacta), el balance de blancos lo podías seleccionar en varios modos e incluso tenía el ajuste manual (ajustando a tirar de pared blanca, mesa blanca o folio); podías manipular el tipo de compensación de luz (que iba de un rango +2 EV a -2 EV a 1/3 de paso), te indicaba la apertura que era automática y que iba desde f2,7 a solo f8,3 (no recuerdo haber superado esta última cifra). Evidentemente te guardaba archivada la fecha-hora, el nº archivo y nº foto, y un detalle novedoso era un histograma en la pantalla de 2,2”(pequeña hoy en día pero grande en aquel entonces y para mi suficiente) tanto para lo que se estaba visualizando como para lo grabado. Es decir, estamos ante una cámara con unas prestaciones y ayudas en información punteras en una compacta de esa época. Ni que decir tiene de que disponía de vídeo con sonido. Yo utilizaba tarjetas SD de 1 GB con las que podía hacer 300 tomas FINAS (de la mejor calidad 2560 x 1920 y menos compresión) o bien unos 32 minutos de video HQ (640 x 480 a 30 f/s). Con tarjetas de 4 GB no me funciona la cámara, me acuerdo de haber puesto de 2GB y funcionar pero como de 1 GB tengo unas cuantas no hay problema (a parte de descargar las tarjetas en un CD y dejar libre la tarjeta previo formateado para uso posterior).

Sigo actualmente con la batería original y aunque ya no está al 100 % todavía me da para hacer unas 100 fotos. Si lo hago en interior mejor utilizar el flash y siempre como mucho a 2 metros para obtener un resultado aceptable a menos de que dispongas de suficiente luz natural o la zona esté muy iluminada. Hay un detalle que nunca me gustó por lo engorroso y es que para cargar la batería hay que colocar toda la cámara sobre una base. Yo prefiero sin dudarlo el cargador separado cargando solamente la batería.

Tengo visto en comentarios anteriores que si el display se rompe con la mirada o si es frágil el conjunto. Decir que yo la llevo en una funda símil de cuero de Casio y ni un rasguño y funcionando como el primer día (exceptuando el enfoque manual, si bien es cierto que prácticamente actúo en automático pues normalmente no da tiempo a calibrar de otra manera y, además, enfoca perfectamente; evidentemente la saco poco a pasear pues tengo otras más actuales y que también las trato con un mínimo de cuidado y mimo. Tiene una estructura (me refiero a la carcasa o superficie exterior) que por el peso debe ser chapa de acero inox de una muy buena terminación y que le da una gran sensación de robustez y de impecable aspecto.

Como anécdota decir que con esta cámara realice unas tomas que luego años más tarde me sirvieron un montón por motivos personales. Por ser (en aquella época 2005-2006) una auténtica compacta casi siempre la llevaba conmigo en el bolsillo por si surgía una ocasión. Poco a poco fui aparcándola al aparecer móviles con cámaras de casi suficiente calidad para salir del aprieto en caso de necesidad. Hoy en día mi Smartphone cumple sobradamente su cometido en plan llevar una cámara a cuestas en todo momento (ya no digo como sustituta de la Casio sino a cualquier otra cámara actual. Solo cuando quiero algo de calidad llevo el equipo al completo pero en un bolsón en la espalda y el trípode en una mano). En su momento la CASIO EXILIM S500 fue la reina de la compactas para mí.



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (21) sobre esta cámara