brunaita brunaita España
4,4 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO21 de julio, 2015407

Una pequeña gran cámara

La S90 fue mi cámara ligero una vez que hace ya unos años me pasé a las Reflex y no tenía sentido tirar de mi canon G11 dado su considerable tamaño. En el momento que la adquirí, el mercado de las compactas “profesionales” (o como prefiero decir yo, compactas de sensor grande) había bastante donde elegir. El tema del tamaño me hacía descartar algunas como la Panasonic LX5, la Nikon P7000 o la Samsung EX1. La Ricoh GX 200 se me quedaba algo corta de tele. Total, que finalmente me quedaban por elegir la Canon S90/95 o la Olympus XZ1. Por temas de tamaño y familiaridad, la elegida fue la Canon S90/95. Conseguí una buena oportunidad de cambiar mi G11 por una S90 así que me quedé con ella

Puntos fuertes Si la Canon S90 destaca por algo es por el “cóctel” de tamaño reducido con una buena calidad de imagen (teniendon en cuenta el sensor) y tremenda funcionalidad. Esto es lo primero que se te viene a la cabeza cuando la tienes en tus manos. Buena calidad de imagen, hasta ISO400 sin problemas, el ISO800 se puede usar para algún apuro. En cualquier caso, considerablemente por detrás de las nuevas generaciones de cámaras con sensor de 1” aunque como cámara “con buena luz” más que suficiente

Control total de la cámara y muy funcional. Este es uno de los puntos que más esperaba echar de menos de la G11 o una reflex, con todos sus accesos directos. Sin embargo, el sistema de ruleta en la parte trasera más anillo alrededor del objetivo es sencillamente perfecto y permite acceder a los controles básicos de la cámara en cada modo de disparo de forma rápida y sencilla. De hecho, diría que casi acaba siendo más cómoda de configurar que la G11

El objetivo, en especial en angular es muy luminoso (f/2,0) y da unos resultados muy buenos en estas focales. A partir de utilizar el zoom a más de 2x pierde un poco, tanto de luminosidad como de nitidez y contraste. Además es estabilizado, aunque como la cámara, debido a su tamaño, se sujeta algo peor que la G11, tengo que disparar con ella con un poquito más de velocidad. Aún así, en angular disparo sin problemas sobre 1/10-1/15 y en teleobjetivo sobre 1/30-1/40.

Muy rápida de respuesta. De hecho, me da la sensación de ser ligeramente más rápida que la G11, tanto al enfocar y disparar como al moverte por los diferentes menús. El autofoco también se comporta bien, aunque en modo continuo y AF servo (que configura enfoque y exposición de forma continua) da la sensación de no ser tan efectivo como en la G11 y ni mucho menos el de las cámaras más actuales. Fotometría y balance de blancos automáticos muy bien ajustados. Múltiples opciones para configurar la toma, incluyendo Raw, ajustes de color etc. Básicamente son las mismas que las de la G11. Solo le falta el control en la reducción de ruido, igual que le pasa a su hermana más grande. Además permite procesar imágenes dentro de la misma cámara con efectos muy interesantes. Acabados, botones…la cámara es entera de metal, todo encaja perfectamente y da una excelente sensación de calidad al tenerla en las manos.

Puntos débiles Como no puede ser de otra forma, también tiene sus cosas a mejorar, aunque muchas se derivan de su pequeño tamaño, como el agarre, falta de zapata para flash/ accesorios externos, la falta de visor óptico, batería escasa o la poca potencia del flash integrado. Claro que lo podría tener, pero entonces no sería tan pequeña ni tan fácil de llevar siempre encima. Simplemente hay que sopesar si son puntos decisivos en el uso que le vayas a dar a la cámara. Luego tiene un par de cosas que son comunes con la G11, como el disparo en ráfaga bastante lento (1,2 fotos por segundo), la tendencia a amarillear que tiene el balance de blancos cuando se tira en interiores con ISO alto, no hay posibilidad de guardar RAW en los modos escena o que al disparar en RAW+JPEG, no se puede configurar el JPEG y siempre sale con un procesado neutro muy plano. También puede que me haya hecho un poco pijo después de tanto usar la Reflex, pero no me acaba de convencer la forma de procesar los JPEG. Mientras que las Powershot G me dejaban unos JPEG casi perfectos según salían de la cámara, en la S90 no me gustan tanto. Además, detecto un comportamiento diferente respecto a como procesa tirando en angular y tirando en teleobjetivo. En cualquier caso, la cosa se soluciona bastante subiendo nitidez y contraste en Mis colores personalizado. Aunque no es algo importante para mí, le falta el video HD, igual que a la G11, si bien del que dispone tiene buena calidad. Respecto a su construcción, aunque en general es muy buena, la ruedecilla de detrás esta muy suelta. Yo tengo las manos pequeñas y en poco tiempo me he acostumbrado a no acercar los dedos por allí. Si embargo, personas con manos grandes pueden tener más dificultados y ha sido uno de los puntos que más se le han criticado a esta cámara. Hay que destacar que estos dos últimos puntos han sido solucionados en la Canon S95, versión ligeramente actualizada de la S90 y en sus sucesoras S100/110/120 que además tienen un objetivo de más rango, mejor conectividad y un sensor diferente. En cuanto al uso, en fotografías con poca luz o nocturnas, mientras que se puede usar el angular, se saca mucha ventaja de su excelente apertura f / 2.0, que permite tener un ISO un paso por debajo de lo que daría la G11. En estas circunstancias la cámara tiene mucho potencial y gracias a esta tremenda luminosidad, da unos resultados francamente sorprendentes para una cámara compacta. La pena es que la apertura máxima aumente de forma tan rápida según se va tirando de zoom. En exteriores, la forma de medir la luz es similar a la de la G11, es decir muy buena. Hay que ajustar la exposición para que las luces altas queden bien. Una zona de sombras siempre es más fácil de recuperar que un cielo blanquecino o quemado, aunque al levantar dichas sombras la cantidad de ruido aumenta mucho más que en los sensores más modernos. El flash necesita algo de adaptación. No por su funcionamiento, que está muy bien sino por su mecánica. Como se mantiene escondido mientras que no lo necesita y luego de pronto salta cuando lo requiere, al principio tiendes a darle con los dedos porque esta justo donde se suelen poner. Pero te acostumbras rápidamente a esto y al poco tiempo ya no tienes problemas cuando salta el flash. La batería es justita y sin entretenerse mucho mirando las fotos, estará sobre los 200 disparos. Si piensas en está cámara para llevártela de viaje, donde puedes estar de la mañana a la noche haciendo fotos, mejor tener una de reserva. La he usado casi siempre en Raw ya que no me acaba de convencer la forma de procesar los JPEG que tiene a ISO bajo. Este punto me ha dado algún quebradero de cabeza más, sobre todo al principio de usar la cámara, sobre todo en sus resultados directos en JPEG. Así que prefiero hacer un procesado rápido del Raw por medio del programa que trae de canon (DPProfesional) Usándolo con ISO bajo de 80 a 200 se obtienen excelentes resultados, que se pueden usar sin el menor problema en ampliaciones, recortes etc. Con ISO alto, los resultados muy cercanos a los de la G11 aunque de nuevo con una ligera ventaja para esta gracias a la mejor nitidez de su lente. Resumiendo, un ISO 400 muy usable, un ISO 800 que nos da resultados para usar “de emergencia” aunque la nitidez y contraste se empiezan ya a resentir. Lo dicho, dentro del mundo de las compactas puras, unos resultados francamente buenos. De hecho, si se me pusiera a tiro una S110 / 120 a buen precio no dudaría en comprarla



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (24) sobre esta cámara
salvi-rg
salvi-rg | 22 de abril, 2014
Ya quisieran algunas actuales....
807 0
5
0
0

Por necesidades economicas tuve que vender todo mi equipo profesional Nikon , vi un anuncio en segundamano de Canon s90 a poco mas de 50€ en excelente estado  , siempre estuve detras de una compacta...