brunaita brunaita España
3,8 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO21 de julio, 2015518

Una serie G clásica

Las Canon G vienen siendo una referencia desde los inicios de la fotografía digital en cuanto a cámaras compactas de calidad. Con su estética de telemétrica, gran cantidad de accesos directos, buenos objetivos etc siempre han sido una opción a tener en cuenta para los fotógrafos que querían tener control sobre lo que hacía su cámara. Con una gran cantidad de generaciones a cuestas, la G11 (y su prima hermana G12) fueron una respuesta a moderar la guerra de los megapíxeles de modelos anteriores, si bien, para los standards de hoy en día, son cámaras grandes para la calidad de imagen que ofrecen y por tanto se encuentran en desventaja frente a las compactas / cámaras de objetivos intercambiables con sensor de 1” o 4/3 En cualquier caso e incluso a día de hoy, da una buena calidad de imagen, se puede usar sin problemas hasta ISO400 y 800 tampoco va mal. Buen rango dinámico para una compacta de sensor pequeño, aunque lejos de las cámaras de última generación que es donde más han mejorado. Tiene un objetivo con un rango de cobertura muy interesante y polivalente de 28-140mm. Es decir, tenemos desde un gran angular hasta un teleobjetivo medio. Su capacidad de magnificación 5x puede no parecer enorme, pero lo compensa con una buena luminosidad (f 2,8 a 4,5, a números más bajos en esto, menos luz necesaria para hacer una foto) y sobre todo una nitidez excelente, aberraciones cromáticas mínimas etc. Buena parte de la calidad de imagen que obtendremos con ella viene del buen rendimiento sensor/objetivo que tiene la Canon G11. El objetivo además tiene un estabilizador excelente, el mejor que he probado hasta el momento. En angular (28mm) puedo tirar hasta con velocidades tan bajas como 1/5 y en teleobjetivo (140mm) tirando con 1/30 o 1/40 las imágenes suelen salir bien. Los mejores resultados se obtienen poniendo el objetivo en estabilización continua. Es una cámara, como en toda la serie G de Canon, en la que se permite un control absoluto sobre ella. Me gustan especialmente las opciones de enfoque Manual y control de exposición. Sin embargo, también es una cámara fácil de usar para personas que aún no tengan muchos conocimientos de fotografía y que quieran una máquina que les permita crecer, ya que dispone de un gran número de formatos de escena que funcionan muy bien. La pantalla abatible. Una vez que la tienes, parece mentira el uso que se le da y no solo para hacerte autoretratos!. Además de permitir trabajar con menos reflejos si hay mucha luz, permite sacar fotos en ángulos que antes ni siquiera pensabas en probar. Tiene un macro excelente, en el angular se puede tirar hasta a un centímetro del objeto a fotografiar. Ideal para hacer fotos de flores, insectos, monedas… El Autofoco funciona bastante bien, es rápido y efectivo, incluso con poca iluminación. En esos casos utiliza una luz de apoyo muy potente. Zapata para flash externo. Aunque el Flash integrado no está mal dado el tamaño que tiene, también puedes ponerle uno externo en el caso de que necesites más potencia. Además, la pantalla se ve muy bien una vez que enfocas la imagen al hacer fotos con el flash, por lo que es fácil elegir el momento adecuado. También se le pueden adaptar teleconvertidores para conseguir más teleobjetivo A diferencia de la gran mayoría de compactas en el mercado, la G11 incluye un visor óptico. A este se le puede considerar como aceptable. Aunque solo cubre el 77% de la imagen, esta bien calibrado y es relativamente fácil componer con él. Muy útil tirando en ráfaga para seguir al sujeto que se quiere hacer la foto. La batería cuenta con muy buena autonomía (aproximadamente 450 disparos sin pasarse usando el flash) y de momento no he comprado una de reserva. Además es una cámara muy sólida en su construcción, que denota calidad y seguridad en el uso con la misma. Lo que me gusta menos de la Canon Powershot G11 La serie G tuvo que transformarse porque su tamaño, dada la calidad de imagen de su pequeño sensor y el objetivo poco luminoso, no estaba en consonancia con su competencia. De hecho, ahora hay varias versiones, con sensor casi APS C y de 1”, donde la relación tamaño calidad de imagen esta más equilibrada. Pero si, todas estas G “clásicas” de Canon son cámaras bastante tochas para ser compactas de sensor relativamente pequeño y zoom limitado. Tiene una velocidad de disparo en ráfaga bastante baja. Consigue aprox. 1,3 fotogramas por segundo en modo continuo sin confirmar foco. Curiosamente, el modo en el que ajusta foco no es mucho más lento (1 foto por segundo aprox.) por lo que es más interesante. En todo caso, he hecho fotos de acción, con niños o deportes bastante aceptables, sobre todo gracias al poco retraso que tiene al disparar con la imagen ya enfocada. El balance de blancos automático tiene ciertas dificultades si se encuentra en una situación con una dominante amarilla en la luz (una cortina, una lámpara de este color, algunos tipos de luces de ciudad). En esas situaciones tiende a amarillear bastante la imagen por lo que hay que tirar de los ajustes de blancos personalizados. En todo caso, bastante habitual en Canon. Curiosamente, esto se acentúa cuando se usa ISO 1600 (pero no con el resto, algo realmente extraño) A veces, en las imágenes tiradas con ISO alto (de 800 para arriba) se debería poder ajustar algo la reducción de ruido, ya que en mi opinión, esta es demasiado fuerte y deja las imágenes algo lavadas en sus colores y con perdiendo algo de detalle. Se puede mejorar esto con ajustes internos como aumentar la saturación del color o la nitidez, pero aún así debería dar esa opción de la cantidad de reducción de ruido que se aplica a una foto. Podría tener algún ajuste en la cámara que permitiera elegir la cantidad de reducción de ruido que se aplica a las imágenes. Para terminar, no soporta videos en HD. No es algo importante en mi opinión (sigo pensando que una cámara de fotos es eso, para hacer fotos) y al parecer esta limitación viene provocada por la arquitectura del sensor que utiliza

Usando la G11 Usar la Canon G11 es un placer. Con el gran número de accesos directos y ruedas que tienes a tu disposición (mandos independientes para compensar la exposición, el ISO, el tipo de programa que quieres utilizar, accesos directos para cambiar el tipo de medición de la luz o el tipo de foco, bloquear la exposición, uno personalizado…) digamos que “sientes” mucho las fotografías que estás haciendo, además de poder ver los cambios que aplicas inmediatamente en la pantalla. En algunos casos, puede parecer que los mandos están bastante apiñados y no son pocas las referencias en la red de personas que con manos grandes, no son capaces de manejarse bien con la cámara, sobre todo porque no tienen un buen sitio donde apoyar el pulgar de la mano derecha. Yo debo tener las manos pequeñas, porque en general no he tenido problemas de este tipo.

Aunque no es una cámara especialmente rápida en enfoque y disparo (aunque tampoco se puede considerar lenta) permite hacer fotos de acción con cierta facilidad. Mis ajustes en estos casos es usarla en AF servo, que tiene un ajuste de foco y exposición continuos y que permite seguir al objeto a fotografiar continuamente hasta que decidamos cazarlo. Con estos ajustes he conseguido buenas fotos de barridos en competiciones deportivas. No me gusta mucho el modo de disparo rápido, ya que la pantalla no funciona y te tienes que fiar solo del visor, que tampoco es que sea un prodigio en su cobertura y funcionamiento.

Tirando fotos en exteriores, como buena compacta, hay que ajustar la luz para que las luces altas queden bien. Una zona de sombras siempre es más fácil de recuperar que un cielo blanquecino o quemado, como decía antes, se puede hacer con el propio I-Contrast de la cámara o después con algún programa específico como los que trae la propia cámara. El mando de compensación de la exposición (parte superior izquierda de la máquina) es una buena ayuda para esto. Cuando utilizo la cámara en la posición P, Tv o Av siempre suelo tenerlo en -1/3 o -2/3. Si se tira en modos automáticos esto no es posible y hay que fiarse de lo que considere la cámara correcto.

En cuanto a la autonomía, en los diferentes viajes o sesiones de fotos que he hecho nunca he llegado a agotar la batería en un día, habiendo realizando a veces 350 fotografías sin que me saliese la indicación de batería baja. Por cierto, que cuando sale esa indicación en general quedan pocas fotos y se pasa de dos rayas a una en poco tiempo. Siempre tiro con la pantalla en funcionamiento, pero para ahorrar un poco, si hay buena luz, desconecto el estabilizador del objetivo ya que disparando con velocidades altas, no es necesario.

Respecto al uso de archivos RAW, en general, la calidad de los JPEG de la cámara es muy buena y permite además bastante retoque de las fotos. Uso poco la opción de los RAW, y cuando es así, sobre todo para escenas con mucho contraste, donde en un archivo de este tipo es más fácil de recuperar luces y sombras (aunque sin milagros). De momento he utilizado solo el DPP para trabajar con los RAW puede que haya algún otro convertidor que me permite sacar más de estos archivos, pero como decía, después de hacer bastantes pruebas he podido ver que el procesamiento que le da la G11 en sus JPEG es difícil de superar.

En general, tirando en JPEG, a partir de ISO 800 la cámara tiende a bajar la nitidez y saturación de los colores, por lo que a veces algunas imágenes pueden parecer un poco “blandas” y descoloridas. Una buena solución es la de utilizar la opción de “mis colores” personalizado, subiendo en +1 o +2 la nitidez, +1 la saturación y dependiendo del caso +1 el contraste. Ajustando así, he conseguido imágenes directas en el JPEG de la cámara de muy buena calidad, poco diferentes o incluso mejores a las mismas imágenes tiradas en RAW y procesadas.

Es una cámara que ahora no poseo ya que la cambié por una Canon S90 pero que siempre recordaré con gusto. La verdad es que como comentaba, es una cámara grande y con una relación tamaño / calidad de imagen bastante poco favorable. Incluso las Nikon 1 con objetivos intercambiables se hacen más manejables que estas a no ser que lleves un tele enorme. Pero aún así, creo que son cámara que se pueden disfrutar mucho y dar muchas alegrías, sobre todo si se encuentra algún chollo de segunda mano.



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (35) sobre esta cámara
gabie
gabie | 6 de abril, 2014
Bastante bien, lástima la rueda.
891 0
3,8
0
0

Unas 2000 fotos.   Con buena luz grandes fotos, con poca luz zafa, al flash le falta algo de potencia.   No tiene HD y 5 de zoom.  Es difícil fotografiar la luna. Siempre se quema al menos que est...

Pitonoso
Pitonoso | 12 de enero, 2014
Lo tiene todo
794 0
4,4
Pitonoso
Pitonoso España
0
0

muy práctica y equilibrada. Buena calidad de imagen y control casi total.