Iván Conejo Iván Conejo
3,4 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO2 de junio, 20111.849

Perfecta para la mayoría de los compradores

Antes de nada avisar que no soy fotógrafo ni un gran entendido en fotografía. Por tanto, lo que aquí diga debe ser puesto en cuarentena por cualquier lector avezado.



La PowerShot A495 es una cámara que ofrece una calidad de imagen bastante aceptable, sin defectos destacables en las mismas, ni aberraciones cromáticas, ni deformaciones extrañas. Las imágenes captadas gustarán a casi todos los compradores, ya que cumplen su cometido con creces, siendo perfectos para sacarlas en tamaño A5 sin que haya motivos de queja.



Una de las carencias que quizás se le pueda echar en cara es la inexistencia de un estabilizador óptico de imagen, lo que se hace notar cuando se captan imágenes con su zoom. No obstante, cuando no se hace uso de él (casi siempre) los resultados son muy buenos, incluso realizando capturas con la cámara en movimiento y temblando a conciencia.



Su funcionamiento es de una simplicidad brutal, con unos menús sencillísimos y un automatismo casi absoluto. Casi se podría decir que es una cámara para tontos. Pero es que la mayoría de la gente ni sabe, ni quiere saber, ni necesita saber cómo usar una cámara profesional. La propia cámara se encarga de todo, y lo hace bastante bien.



Su comportamiento en condiciones de poca luz no está tampoco mal y, aunque no ofrece una sensibilidad muy alta, también es verdad que raras veces llegará a usar la ISO 1600.



Respecto al flash, se porta bien, y la calidad de la carcasa, aunque no es excepcional, es buena.



La pantalla LCD, aunque no es de las grandes, cumple su cometido. Eso sí, la calidad de lo que se ve en ella sí que es un poco pobre. No obstante, si el usuario ya está advertido de esto no tendrá mayores problemas.



En muchos sitios la describen como la cámara perfecta para quienes quieren iniciarse en la fotografía e, incluso, como segunda cámara para profesionales que necesitan sencillez en algún momento.



La idea de que funcione a pilas es genial porque, aunque no tiene la autonomía de un batería, permite hacer fotos a diestro y siniestro con solo recurrir a un puñado de pilas recargables.



Respecto al vídeo, su calidad es más bien regular (aunque el sonido es bastante bueno), y su resolución no pasa de los 640x480. Aún así, más que suficiente para grabaciones que luego quiera colgar en la web (si quiere HD búsquese algo profesional y déjese de historias). Recuerde que es una cámara de fotos, no una cámara de vídeo.



Finalmente, la velocidad a la que captura fotos en modo ráfaga es muy lenta, superando el segundo entre cada disparo y sin usar el flash. De hecho, es un defecto que le echan en cara. Si usted busca una cámara que dispare fotos como una ametralladora, olvídese de este modelo.



En muchas webs de reviews la consideran una cámara estupenda que planta cara a modelos de 125-150 euros. Y ahora mismo se puede comprar por menos de 70 euros.



La recomiendo para cualquiera que no sea profesional, para quienes quieran sacar fotos de cumpleaños, vacaciones, salidas con amigos, la típica foto posando delante de alguna escultura/edificio, o simplemente para tomar instantáneas para el recuerdo.



  • Comenta esta opinión

    No estás identificado

    Entrar
Otras opiniones (6) sobre esta cámara