Fotofan Fotofan
4,6 Puntuación total
Ergonomía y diseño
Imagen
Objetivo
Prestaciones
Pantalla y visor
OPINIÓN DE USUARIO10 de agosto, 20045.510

Impresiones sobre la Ixus 430

Hace unos 20 días que tengo la cámara y ya he hecho cientos de fotos con ella. En general la impresión es muy favorable en casi todos los aspectos. Aquí resumo algunas valoraciones sobre la cámara, así como algún que otro truco:



1) Uno de los inconvenientes más citados de esta cámara es la tendencia a sacar los ojos rojos en las fotos con flash. Cabe decir que esto ha sido siempre un inconveniente de las cámaras compactas, por tener muy cerca el flash del objetivo. La 430, como no podía ser menos, presenta este problema con frecuencia. Pero hay múltiples maneras de solucionarlo. Aparte de aumentar la luz de la habitación o hacer que el sujeto mire a una luz, lo cual no siempre es posible y a veces tampoco resuelve el problema, quizás lo más sencillo es utilizar el propio sofware que viene con la cámara y con un par de "clicks" de ratón los ojos rojos desaparecen en la mayoría de las ocasiones. Pero si no nos gusta esta solución la cámara cuenta con dos posibilidades adicionales, que son las más eficaces para evitar los ojos rojos sin necesidad de retocar. Una es utilizar la reducción de ojos rojos que incorpora la cámara (o bien el flash de sincronización lenta, que también activa la reducción de ojos rojos, aunque la foto puede salir movida), aunque sólo será realmente eficaz si el sujeto mira hacia la luz roja. Pero si no nos gusta esta opción, aún disponemos de otra más eficaz todavía: podemos lanzar un pre-flash para eliminar los ojos rojos. El procedimiento puede parecer algo complicado, pero en la práctica, si uno lo hace unas cuantas veces resulta muy sencillo. Se trata de pulsar el obturador hasta la primera posición y, sin soltarlo, pulsar el botón de exposición en el que previamente habremos colocado un dedo encima. Al hacer esto la máquina lanza un primer flash y en seguida podemos terminar de pulsar el obturador para sacar la foto, momento en el que se lanza el segundo flash. Es pues una forma manual de reproducir el procedimiento automático que otras cámaras emplean para reducir los ojos rojos. Presenta la ventaja de que podemos espaciar los dos flashes a voluntad, y lanzándolos cerca uno del otro evitamos el inconveniente de que el sujeto se mueva al percibir el primer flash, lo cual pasa en la mayoría de las cámaras que hacen esto de manera automática. Si además ponemos el flash en posición de ojos rojos estaremos utilizando los dos mecanismos conjuntamente (luz roja y pre-flash). De esta manera es difícil que salgan ojos rojos en la mayoría de las situaciones.



2) Falta de controles manuales: Este también ha sido un inconveniente que han arrastrado casi siempre las cámaras compactas, más bien pensadas para simplemente apuntar y disparar. En concreto, la 430 carece de:

- Enfoque manual.

- Prioridad a la obturación.

- Prioridad a la abertura.



En cambio, cuenta con posibilidades interesantes, entre otras:

- Bloqueo de enfoque.

- Bloqueo de exposición.

- Bloqueo de exposición con flash.

- Modo de obturador largo.

- Control de exposición.

- Ajuste ISO.

- Balance de blancos.



Lo curioso es que jugando con esas posibilidades en el modo manual se puede hacer casi todo lo que se consigue con cámaras dotadas de ajustes manuales más amplios, e incluso algunas cosas más que no se pueden hacer con dichas cámaras.



Examinaré algunos de los controles anteriores:



* Enfoque: La cámara cuenta con un sistema inteligente de enfoque automático y con otro sistema de enfoque automático a un cuadrado central. Éste último es el que más he utilizado y he de decir que se comporta bastante bien en la mayoría de las situaciones. Únicamente tiene problemas en algunas situaciones de luz extrema (especialmente con objetos

lejanos con poca luz) y en algunos objetos poco contrastados, pero es fácil solventarlos bien girando ligeramente la cámara o desviando ligeramente el cuadrado hacia otra zona del objeto o hacia otro objeto cercano. En las cientos de fotografías que he tomado hasta ahora, en realidad no ha habido ningún caso en que no haya podido enfocar de una manera u otra. Incluso cuando parece que hay dificultad para enfocar ya que sale el cuadrado amarillo, casi siempre enfoca bien. Hay que decir que en estas situaciones en las que a la mayoría de las cámaras les cuesta trabajo enfocar, el enfoque manual suele ser perfectamente inútil. Cuando hay poca luz no se ve bien el objeto a enfocar, con lo cual no se puede enfocar de forma manual. Cuando hay mucha luz lo que no se ve bien es la pantalla LCD. En resumen, el enfoque manual es inútil en el 90% de los casos (por no decir en el 100%) en que en realidad hace falta, por lo que no lo echo en absoluto de menos. De hecho, la cámara enfoca bien aún en condiciones increíbles. Por ejemplo, hace unos días hice la prueba de enfocar las distintas piezas de un tablero de ajedrez. Podía enfocar sin problema cualquier zona del tablero, aún en la más absoluta oscuridad, cosa que evidentemente con el enfoque manual no se puede hacer. Por otra parte, al ser independiente el bloqueo del enfoque y el bloqueo de exposición, se puede primero bloquear el enfoque y luego dedicarse a ajustar la exposición y el encuadre.



* Prioridad de obturación y abertura: Es algo que sólo van a utilizar los usuarios más avanzados y aún así en situaciones muy concretas como pueden ser:

- Control de la profundidad de campo.

- Congelar el movimiento de determinados objetos.

El control de la profundidad de campo se consigue en las cámaras que tienen prioridad en la abertura, seleccionando un diafragma abierto para disminuir la profundidad de campo, o un diafragma cerrado para aumentarla. He de decir que en las cámaras digitales la diferencia en los dos casos es bastante pequeña. Para congelar el movimiento de los objetos se suele seleccionar una velocidad rápida utilizando la prioridad en la obturación para asegurarse de que el objeto no sale movido.



Pues bien, aunque la Ixus 430 carece de prioridad en la obturación y en la abertura, un usuario avanzado que conozca bien la cámara puede "elegir" el diafragma que va a utilizar e incluso también la velocidad a la que quiere disparar. En concreto, en las pruebas que acabo de hacer he podido disparar, con el diafragma abierto a 2,8 a las siguientes velocidades del obturador:

- Con el obturador largo, según viene en el manual: de 1 a 15 segundos.

- Con el obturador en posición normal: 1 0,8 0,6 0,5 0,4 0,3 1/4 1/5 1/6 1/8 1/10 1/13 1/15 1/20 1/25 1/30 1/40 1/50 1/60 1/80 1/100 1/125 1/160 1/200 1/250 1/320 1/400 1/500 1/640 (1/800).

Con el diafragma cerrado a 7,1 he podido seleccionar las siguientes velocidades del obturador: 1/125 1/160 1/200 1/250 1/320 1/400 1/500 1/640 1/800 1/1000 1/1250 1/1500.

Es decir que con un poco de habilidad y conociendo la cámara, se puede seleccionar cualquiera de las combinaciones anteriores de diafragma y obturador. Uno puede seleccionar diafragma 2,8 y velocidad 1/640 para congelar la acción en un ambiente de poca luz, o para reducir la profundidad de campo, o elegir en la misma situación un diafragma de 7,1 y velocidad 1/125 si quiere la mayor profundidad de campo. Si se acciona el zoom las aberturas de diafragma cambian pero la cosa funciona igual. Además de esto, jugando con el ISO, las posibilidades son muy numerosas. ¿Cómo se consigue controlar el diafragma y la velocidad de obturación dentro de los valores anteriores? Es un poco complicado de explicar, pero básicamente hay que jugar con el botón de bloqueo de la exposición y con el control de sub o sobreexposición. Además nos podemos ayudar del pequeño "click" que se oye cuando se cierra o se abre el diafragma.



3) Una característica que pocas cámaras tienen es la posibilidad de controlar la exposición con flash. Con el botón de bloqueo de exposición con flash podemos fijar la potencia del flash para que se adapte a la zona de la escena que prefiramos. Asímismo el flash de sincronización lenta permite evitar las típicas fotos nocturnas de personas con el fondo totalmente negro.



4) No echo de menos los modos prefijados con que cuentan otras cámaras ya que en realidad no son necesarios. Quizás el modo que sí sería interesante es el de fotografía deportiva, para objetos en movimiento, para asegurarse la máxima velocidad de obturación sin tener que recurrir a ningún truco.



5) Sería también interesante una mayor duración de la batería. La original aguanta cerca de 200 fotos con el LCD encendido y disparando el flash de vez en cuando, pero las no originales suelen durar menos. Eso sí, el flash se carga rápido y en dos o tres segundos está preparado para disparar otra foto, mientras que en otras cámaras tienes que esperar 6 ó 7 segundos.



Podría seguir comentando otros aspectos más pero por ahora sólo diré que por ahora estoy muy contento con la cámara. Cabe en un bolsillo, lo que para mí es muy importante, tiene numerosas posibilidades de control manual que cubren casi todas las situaciones posibles, en lugar de ser de plástico como muchas (en especial la rosca del trípode) es casi por entero metálica, el LCD es luminoso y de gran calidad, tiene autodisparador de 2 y 10 segundos, fotografía panorámica, posibilidad de añadir sonidos a las fotos, etc. y, lo más importante, saca unas fotos excepcionales.

Cargando comentarios
Otras opiniones (58) sobre esta cámara